Odiar al anciano

campana-tercera-vencida-comenzara-ruta_MILIMA20140402_0492_8

En Venezuela, hace algunos años, se decretó que las personas de la tercera edad, abuelitos y abuelitas, no tenían que pagar pasaje en el transporte público. El argumento fue que esas personas de avanzada edad merecían un trato preferencial como recompensa por los muchos años dedicados al país.

Lamentablemente en esta tierra plagada de VPI’s, hasta las ideas mejor intencionadas son volteadas hacia lo malo, hacia lo dañino, hacia aquello que puede permitir aprovecharse o abusar de los demás.

La dificultad para determinar a simple vista si una persona era o no de la tercera edad, es decir, de 60 años o mayor, pues hay viejitos y viejitas que se conservan muy bien y aparentan tener menos edad, produjo una zona gris con dos tipos de personas mayores bien conservadas: las que si eran de la tercera edad y sufrían del escepticismo del transportista e incluso de su agresividad y las que no eran de la tercera edad, pero se hacían pasar como que si lo fueran, para no pagar pasaje porque, lamentablemente, viejitos vivos y abusadores también hay.

Ha pasado el tiempo y en lugar de convertirse en cultura el trato preferente a los ancianos, ya que conforman una población muy vulnerable y además porque, al fin y al cabo, todos, si tenemos suerte y buena salud, llegaremos a la tercera edad alguna vez, lo que se ha incrementado en estas unidades de transporte público es el maltrato, incluso la violencia contra el anciano o la anciana que se niegue a pagar pasaje. Lo he visto. Los insultan, sea hombre o mujer, llegan incluso a bajarlos a gritos o a no dejarlos montar.

El decreto de gratuidad entró en una especie de limbo comunicacional y de allí se agarraron los transportistas, no para asumir como propio el buen trato de sus usuarios más débiles, sino para ensañarse contra ellos porque les “hacen perder dinero”. Para el VPI cualquier excusa es buena para volverse más y más despreciable como persona. Nunca para mejorar.

Esa cultura de tomar hasta lo bueno, lo amable, lo grato, para transformarlo en una herramienta de desprecio y de agresión es, sin duda alguna, otra de las taras sociales que azota profundamente a Venezuela, sin que esto sea achacable a una o a otra tendencia política circunstancial, sino a la siembra histórica de anti-valores en este país, disfrazándolo de modernidad, de farándula y de “primermundismo”

Foto tomada de Milenio
Anuncios