RCTV, TVES y DUDAMEL

Gustavo Dudamel

En este país donde casi todo el mundo quiere demostrar que es más arrecho que los demás se consumó finalmente el cese de las transmisiones de RCTV por vía Canal 2 al aire. 

Ya una vez comenté sobre este caso en tres posts distintos bien discutidos con amigos visitantes de esta bitácora. Dejando abierta pues la preocupación porque el gobierno no se envalentone para amedrentar medios ni opiniones adversas de ahora en adelante y también el deseo de que los medios asuman una postura seria y responsable ante su poder comunicacional y además de denunciar y criticar las fallas en su justa dimensión también den cabida y ventilen los logros del gobierno en una forma más o menos equilibrada y al menos no aterrorizante. 

Lo que me preocupa es que la gente fácilmente se deja llevar por el seductor atajo del extremismo pues por medio del mismo puede dar rienda suelta a su extrema necesidad de gritar y vociferar lo arrecha que es y lo equivocados e inferiores que son los demás por no pensar igual. Entonces si no sales a defender a RCTV eres un resentido marginal chavista y si sales a defender a RCTV eres un sifrino disociado golpista. Fácil. Cero debate, cero posturas intermedias, intercambio de ideas. Yo soy el más arrecho y punto.  

En medio de esta polémica surge un elemento peligroso que ataca a una de nuestras figuras más destacadas en el ámbito cultural: Gustavo Dudamel. Todo porque es él quien dirige la orquesta que interpreta el himno nacional con el cual inició sus transmisiones TVes, el canal que viene a utilizar el espacio que antes tenía RCTV. 

La presencia de Dudamel en ese momento quiere ser tomada por los extremistas como un insulto a su postura Pro RCTV y ya quieren condenarlo y quemar sus batutas en una libertad extraña en donde una persona, un músico además brillante no puede actuar donde quiera sino donde YO el Arrecho quiera que lo haga y si no lo hace entonces lo condeno. 

La libertad es un concepto integral y así debe entenderse y asimilarse antes de ir a defenderlo a pecho descubierto. 

Dudamel es un orgullo venezolano, un joven maravilloso cuyo talento se reconoce aquí y en todo el mundo. No es positivo ni lógico querer manchar su nombre por extremismos cuyas realidades no necesariamente coinciden con la verdad.

Anuncios

Prepararse mentalmente – Parte 2/2:

thinking

No se trata de no desear resultados, de no tener ambiciones, de no añorar…pero hacerlo en niveles adecuados, con realismo, con previsión, con tiempo, con paciencia, con orden, para evitar la frustración, el resentimiento, el apuro estúpido y la rabia. 

El otro día iba en un taxi con otros pasajeros por una calle pequeña para entrar en la avenida Rio de Janeiro y nos paramos en un semáforo en donde había dos fiscales de tránsito. Observándolos me di cuenta que estos dos funcionarios viendo que la avenida estaba bastante congestionada le iban a dar preferencia a esos carros parándonos a nosotros por al menos dos semáforos. 

En el carro apenas cambió a verde nuestro semáforo y mientras el fiscal nos seguía diciendo que nos esperáramos comenzaron los refunfuños, el cornetazo, la queja, el desprecio por el fiscal y por el carro de adelante que no se movía: “Bueno pero este se puede meter…”, “Que abuso vale…”, “…es que estos fiscales no hacen nada bueno”. Finalmente avanzamos. Sólo perdimos 2 minutos en ese cruce… ¿Apuro estúpido?, por supuesto… ¿Olvidarse de los demás?, pues claro, si hubieran estado entre los carros de la avenida a los cuales le dieron paso no hubiesen dicho ni pío. Todos esperaban saltarse la cola, avanzar lo más rápido posible, comerse alguna flecha o alguna luz para llegar 2 o 3 minutos más temprano y como ese deseo se les frustró por unos fiscales pues vino la amargura y la refunfuñadera inútil. 

Señores, hay que prever, estar preparados para las colas que nos vamos a encontrar, para los retardos, para los días lluviosos,  para las temporadas altas…y hay que pensar además que existen otras personas aparte de uno compartiendo la ciudad, las calles, los transportes, todo.  

Entonces hay que fluir, no atravesarse, tener preparado el pedido al llegar a una caja de ventas de comida, respetar las filas, respetar las normas: Respetar A Los Demás. 

No es mucho pedir ¿no creen? Prever y pensar en los demás. Planificarse, respetar y convivir…la solución está en las manos de cada uno no en
la NASA ni en los hechizos de Mandrake el mago.

¿Cual es la televisión que quieres?

TV que quieres

El obtener la televisión que todos queremos no es asunto que se resuelva con un solo canal, ni siquiera con un par. Debe ser un conjunto de canales y medios conexos, productores, artistas, creadores, investigadores, periodistas, canales estatales y canales privados, organización comunitaria y comercial, financiamiento público y privado y por supuesto acción responsable con respecto al uso que se le da a la super poderosa herramienta de difusión que es una TV en la sala de cada casa de un país. 

¿Cuál es la televisión que quieres? A continuación algunas de las respuestas recibidas: 

“Una donde haya rigor, que no sigamos oyendo torpezas e imprecisiones de animadores o locutores .Que se preparen, estudien y respeten a su audiencia siendo rigurosos y serios con la información que imparten” 

“Que se fomente el valor del estudio y del trabajo y del respeto a las leyes. Que valga más en su justo valor el que trabaja y hace el bien que el bonito o buenote solo por ser bonito o buenote” 

“Que promueva el amor por la patria, el deseo de conocernos más a nosotros mismos, nuestra gente, nuestras costumbres, nuestra música, nuestra tierra y también de nuestros hermanos en países más cercanos a nuestra esencia” 

“Una que me entretenga pero que sea sano, que me divierta y me distraiga de la faena diaria pero sin que me incite a jalar caña o a fumar cigarrillos. Ni siquiera comer cotufas o tomar coca cola cuando no lo necesite” 

“Sería una televisión en donde no se estimule todo el tiempo el consumo del sexo, la mujer como objeto, el hombre machista, la violencia para resolver los problemas” 

“Las novelas me distraen pero me cansa oír a todos hablando igual, con el mismo acentico falso, distinto a como uno habla en verdad y mostrando siempre que el o la más bonita logran más que los feitos pero buena gente y trabajadores. Siempre usan pistolas y peleas para arreglar los pleitos. Eso es algo que termina imitándose” 

“Que tenga documentales, programas educativos…pero no aburridos, hechos para enganchar al niño y al adulto con guiones frescos, actuales y amenos. Que eviten el anquilosamiento, lo tieso y el exceso de seriedad. Divirtiéndose se aprende más y mejor”

 “Que haya deporte, mucho deporte, pero bien explicado y actual. Que no se hable tanta paja en las transmisiones sino que se den buenas explicaciones sobre lo que se está viendo, el atleta, el lugar, la historia…” 

“Que haya denuncia y noticias de actualidad pero que se hagan en forma ecuánime. Uno se cansa del sesgo, de la peleadera, la burla es chocante. Aún cuando haya gente que piense distinto la televisión debe enseñar a respetar opiniones y por lo tanto respetar a la persona” 

“Una televisión imparcial, que no esté atada solamente al gobierno de turno o a los modelos de pensamiento de otros países o al mercantilismo y al dinero sino que equilibre más o menos en su programación todas esas cosas” 

¿Y tu? ¿Cual es la televisión que quieres?

Prepararse mentalmente – Parte 1/2:

Pensando…

“Yo deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco” – San Francisco de Asís  

Reflexionando este 15 de mayo mientras en el banco escucho otra vez las mismas quejas añejas de la gente sobre la cola virtual o los cajeros que son lentos o se van a almorzar o lo tarde que van a salir de allí, etcétera. Me pregunto: “¿es que acaso nunca la gente va a aprender que cuando va a un banco en día de pago sea quince o último, va a haber más gente de lo normal, las transacciones tardan un poco más de lo normal y HAY que hacer cola? 

Cuando no me queda de otra que ir al banco un día de cobro pues me preparo mentalmente a conseguir un gentío y a tardar bastante, resultado: la mayoría de las veces consigo menos gente de la que creía y me tardo menos de lo que tenía estimado. Y la próxima vez que me toca ir pues vuelvo a prepararme mentalmente para el gentío, la tardanza y la cola como si nada. 

Creo que la clave es prepararse mentalmente y con previsión para la cotidianidad y la calle. Si tengo un año encontrando una cola fuerte entre la autopista yla Avenida Francisco de Miranda todos los días pues lo más seguro es que mañana me la vuelva a conseguir. ¿Por qué creer que no va a estar allí?, ¿Por qué frustrarse cuando una vez más están el poco de carros amontonados y en fila?

 El que dijo la frase que pongo de primero en este post (que no es ningún desconocido) encontró una fórmula, sino para la felicidad, al menos sí para mantener niveles adecuados de paz y de tranquilidad aún en las condiciones más adversas. Desear poco y desearlo poco. 

Un ejemplo superficial: si usted va a un cine pensando que la película va a ser lo mejor que haya visto en el mundo pues le apuesto fuerte a morisqueta a que se lleva un chasco, se decepciona pues.  

Lo mismo se puede extrapolar a casi todos los aspectos de nuestra vida, desde el resultado de una presentación de trabajo hasta el amigo que no pudo venir a la fiesta.  

Piénsenlo. Más adelante seguiré desarrollando este tema.

Los ascensores:

ist2_553975_elevator1.jpg

Los ascensores son pequeños laboratorios en donde se puede estudiar la fenomenología del VPI típico. Sobre todo los ascensores que hay en los edificios de oficinas. 

La cola: Tal como comenté en el post anterior, las colas de gente son prácticamente un insulto para los Venezolanos Propensos a Infringir la ley (VPI) pues por ser más bravos que los demás deben ser más vivos y más rápidos. Fíjense en los edificios donde hay varios ascensores, cuantas de las personas que llegan casi de últimas se montan casi de primeras rápidamente y sin importarles si allí había otras personas antes esperando. Se sorprenderán con la cantidad. 

Adentro: Una vez adentro del ascensor el VPI (se haya coleado o no) pasa a aplicar la premisa Nº 2 según la cual se olvida de que los demás existen…entonces al cruzar las puertas se hace el o la idiota, se estupidiza y se olvida de aguantarle la puerta a los que vienen detrás o a pisar el botón que por lo general en estos ascensores mantiene las puertas abiertas. ¿Por qué?, bueno primero porque los demás no importan más y segundo porque su apuro está por encima de el de los demás. 

Los botones: En muchos de estos ascensores podrán fijarse que además existe un botón que ayuda a cerrar las puertas, este suele ser el botón más desgastado y manoseado gracias a la colaboración de los VPI y su apuro estúpido que los pone a pisar maniáticamente estos botones para tratar de apurar la marcha del mundo. 

La educación: Aún existe mucha gente que da los buenos días o buenas tardes en los ascensores, sin embargo, también sorprende encontrarse incluso con alguno de ellos que entran con el ascensor casi lleno y ni se inmutan…como si su superioridad no les permitiera ver al resto de los mortales. Ser educado no cuesta nada ni quita tiempo, ser maleducado no tiene excusa. 

Hagan sus estudios en sus ascensores y luego me echan el cuento.

Corneteo: contaminación sónica estúpida

Corneteo

La corneta o el claxon de los vehículos automotores tienen una utilidad cierta: alertar a los demás vehículos o a los peatones para prevenir accidentes, sin embargo, los VPI la utilizan como otra forma más de demostrar que son más arrechos que nadie. Tal como lo comenté en el post anterior donde en vez de pisar el freno (cosa casi insultante para ellos y ellas) es preferible tocar un cornetazo al peatón para que brinque antes de darle el golpe. 

Así vemos como estos VPI cual masa de maníacos dementes tocan corneta por cualquier cosa, de la manera más inútil del mundo, atormentando a toda la calle y obteniendo por ello absolutamente nada en cuanto a avanzar más rápido en la vía. ¿Quieren otra definición más clara de lo que es una conducta estúpida?  

En cualquier avenida o calle vemos como el corneteo de los carros no se limita a los primeros de la cola sino que puede llegar hasta el carro 10 o 12 más atrás el cual no se da cuenta de cuan idiota se ve haciendo un escándalo con el cual no logra nada. Se les dificulta a los VPI aceptar que en ocasiones TIENEN que ir detrás de los demás carros y amoldarse a la velocidad de los que vayan delante quienes no van lento por gusto sino porque hay muchos otros vehículos en la calle así como gente cruzando y normalmente atravesándose. 

El VPI no acepta pasivamente hacer colas ni de gente ni de carros pues lo considera una humillación. Es por ello que o bien en las colas de gente busca colearse o bien en la de carros si no pueden meterse por el huequito más pequeño que consigan a contra flecha o como sea pues no les queda de otra que sacudirle los tímpanos a todo el mundo a punta de cornetazos desaforados. 

Si en las colas de gente se les permitiera tocar una corneta para manifestar su impaciencia, por lo demás inútil y tonta, seguramente veríamos un fenómeno bien interesante…y ruidoso.

La alergia al freno:

Pedales

Entre los VPI conductores que pululan en nuestra ciudad, ya llegando a niveles de hacinamiento, existe un virus, probablemente traído por el aire contaminado de los tubos de escape, que les hace tener alergia a pisar el freno incluso en las situaciones más peligrosas para los demás o peor aún para ellos mismos. 

En estos días caminaba por La Castellana junto con una amiga y decidimos cruzar por uno de esos pasos peatonales (o pasos de cebra) que no tienen un semáforo. Estos son los pasos más peligrosos que existen pues la conducta estúpida fenomenal de los VPI conductores y su virus anti freno hace que en la mayoría de los casos tengas que pegar una carrera o un salto para salvar tu vida al cruzar por allí. 

En el cruce en cuestión aprovechamos que venían pocos carros y comenzamos a pasar. Ya llegando al otro lado venía una de estas camionetas VAN de alguna empresa (ahora no recuerdo cual) y de reojo fui percibiendo como su alergia al freno en lugar de hacerlo detener, como es debido, su vehículo para no poner en riesgo al peatón pues no, lo que hizo fue levantar el pie del acelerador y dejar que el carro siguiera hasta casi llegarnos a los talones. 

Como mi amiga, quien camina más lento que yo, aún no había terminado de cruzar la camioneta debió frenar y por supuesto tocó corneta porque ¡como se nos ocurría hacerlo frenar! Le reclamé diciéndole que si no era capaz de frenar pero inútilmente, primero, porque el VPI en medio de sus acciones profundamente estúpidas no es capaz de reaccionar positivamente al reclamo (recuerden que ellos siempre tienen que ser los más arrechos) y en segundo lugar porque además el tipo tenía la ventana cerrada y con papel ahumado por todos lados….si…ese papel ahumado por el cual luego la gente anda desgañitándose porque los roban dentro sus vehículos y nadie se da cuenta ni puede ayudarles. La cultura de quejarse por lo que sea pues y mientras tanto, el pedal del acelerador está todo deteriorado mientras que el del freno se mantiene casi nuevo!