Preguntas subversivas para una ciudad VPI

¿Cuántos decibeles tiene el cornetazo de una camionetita o buseta por puesto? ¿Acaso ese nivel de contaminación sonora no está regulado? ¿Cuál es la necesidad de que un cornetazo de una buseta se escuche a 10 cuadras de distancia?

¿Cuál es la multa por utilizar el hombrillo en los corredores viales? ¿Por qué no colocar conos o cilindros que eviten su uso indiscriminado para “saltar las colas”?… y quien tumbe un cono por gusto pues va preso.

¿Por qué se siguen permitiendo motorizados en la autopista si todos los días mueren o se lesionan al menos tres de ellos por esa vía?

¿Por qué se permite la existencia de moto-taxis sabiendo que son una aberración vehicular ya que para ello se utilizan vehículos diseñados solamente para una sola persona y su maniobrabilidad se compromete peligrosamente al montar una o dos personas más?

¿Por que uno no puede a su vez regañar o multar a los fiscales de tránsito o policías cuando estos son los que se comen una flecha o un semáforo o se hacen la vista gorda con otros infractores sobre todo cuando estos son motorizados?

¿Por qué quienes conducen Metrobuses, Autobuses, Gandolas, Camiones o Camionetas sufren del “síndrome del carro grande” y le quieren pasar por encima a todo el mundo?

¿Por qué quienes conducen Corsas, Volkswagen, Renault, Palios, motos, etc. sufren del “síndrome del carro pequeño” y pretenden meterse por todas partes, incluyendo aceras, para avanzar más rápido?

¿Por qué no se realizan permanentemente y en toda la ciudad operativos viales al estilo “Pico y placa” para paliar aunque sea un poco las enormes congestiones de tránsito de todos los días?

¿Por qué no se realizan permanentemente operativos viales para medir los niveles de alcohol de los conductores o aumentar la seguridad sobre todo en los puntos álgidos de la ciudad que todos, TODOS, sabemos cuales son?

¿Por qué a quien se detiene cometiendo cualquier tipo de infracción de tránsito simplemente en vez de cobrarle una multa no se le castiga con “tiempo de inmovilidad” (de dos a cuatro horas retenido viendo videos instructivos) o retirándole la licencia de conducir por un mes, 6 meses o permanentemente según el delito?

Si el problema son los carros ¿Por qué no se prohíben los carros?

Conducta Absurda de el Venezolano (CAV): Teoría General

El VPI (Venezolano Propenso a cometer Infracciones), es decir, esa persona que a diario viola leyes, abusa, le ocasiona disgustos a los demás y a si mismo y tiene conductas dañinas, auto destructivas y absurdas, actúa basándose en tres premisas fundamentales, condicionantes y firmemente atornilladas en su psiquis:

1) Debe demostrar que es más arrecho que los demás a si mismo y a los demás.

2) No le importa y se olvida de las demás personas y su existencia…excepto cuando le conviene acordarse de ellas.

3) Quiere que todo sea fácil y lo más inmediato posible. Facilismo, inmediatismo e impaciencia.

Por supuesto que ningún VPI va a aceptar que lo es, es conducta usual en ellos la negación de sus propias patologías, ya que reconocer debilidad o imperfección contradice la primera premisa de ser “la tapa del frasco” que es su motor de vida. Hablen con cualquiera que pillen en actitudes típicas de un VPI y todos inventarán excusas para justificarse, muy pocos asumirán que la decisión de cómo vivir sus vidas es totalmente responsabilidad de ellos. Que va. Demasiada libertad los abruma y los retuerce.

Hasta usted mismo se aplicará su auto engaño pensando “bueno, pero si yo me como una flechita o una lucecita de vez en cuando…con eso no le hago daño a nadie…” y así va…y cada uno de los millones de habitantes de la ciudad suma su flechita y su lucecita hasta ser millones de flechitas y lucecitas que conforman un modelo de conducta urbana distorsionado y dañino el cual además se transmite con terrible facilidad a las nuevas generaciones de VPI’s.

Se hacen los locos, mientras ven un comercial de TV deformante o cruzan con un niño fuera de un rayado peatonal, o hacen alguna trampita con el dinero se convencen diciéndose “no vale, la cosa no es tan grave así” y luego salen a la calle a vivir esa media vida de VPI llena de agresiones y transgresiones grandes, medianas o pequeñitas así como de quejas sobre lo malo que son “los demás”.

Publicado originalmente el 14/07/2006 en el blog original de “El Amargado” en Bitacoras.com

Ya está bueno: ¡No a los motorizados en la autopista!

Amigos míos me gustaría hacer una campaña en contra del uso de la autopista por parte de los motorizados aquí en Caracas. Es un poco localista pero es que esta es la ciudad en donde soy testigo día a día de todos los problemas que ha traído la decisión por parte de las autoridades de permitirle a los motociclistas el uso de las vías expresas.

¿Cuales son las razones?, a continuación las encontrarán:

– Debido a las altas velocidades que pueden desarrollar los vehículos en estas vías es muy peligroso para los motorizados circular por ellas ya que no tienen prácticamente ninguna protección.

– Debido a esa condición de indefensión los motorizados en general han asumido una postura agresiva y abusiva en contra de los conductores de los vehículos insultándolos, pegándole a los carros con la mano o el casco e incluso llegando a agresiones más serias cuando:

1.  Los vehículos intentan cambiar de canal y se le “atraviesan” a la moto la cual viene circulando ENTRE CANALES.

2.  No se deja “suficiente espacio” entre carro y carro para que pase la moto.

3.  El carro choca, roza o casi toca al motorizado.

– En las colas o trancas que se desarrollan en la autopista se presentan muchos atracos realizados por personas en motocicletas a los vehículos debido a que estos no tienen como moverse y además la moto tiene todas las oportunidades de huir rápidamente colándose entre los carros a gran velocidad y sin poder ser alcanzada por autoridad alguna.

Los motorizados pueden circular con facilidad y sin tan elevado riesgo para su integridad física a través de las calles y avenidas normales, reduciendo además la oportunidad de actuar de los atracadores que utilizan motos.

Por todos estos argumentos es que es realmente URGENTE prohibir el uso de la autopista por parte de los motorizados tal como lo era hasta hace muy pocos años.

¿Cómo hacemos llegar el mensaje?

Publicado originalmente el 23/11/2006 en el Blog Original “El Amargado” en Bitacoras.com

Siguen los motorizados

Pasan los años y los motorizados siguen circulando libremente por las autopistas para ser libremente atropellados, lesionados o mutilados por carros, gandolas y autobuses a alta velocidad, en parte por imprudencia de los conductores de 4 ruedas pero en mayor parte por la imprudencia de los motociclistas y sobre todo porque ES ABSURDO QUE CIRCULEN POR LAS AUTOPISTAS que son vías de ALTA VELOCIDAD.

Día a día mueren o sufren graves heridas los motorizados y sus pasajeros, por andar sin cascos y manejar como dementes y muchos como verdaderos camorreros a quienes nadie se les puede atravesar. También sufren a diario golpes, agresiones y arrollamientos otros conductores y sobre todo los peatones.

En este artículo de prensa nuevamente las alcaldías hablan de “controlar” a los motorizados y regular su accionar pero la verdad es que no han hecho ni hacen nada. Los motorizados son los principales anarquistas de esta ciudad y hacen lo que les dá la gana con las leyes de tránsito y agreden libremente a cualquiera que busque medio ponerlos en cintura o siquiera reclamarles como ciudadanos un poco más de conciencia. Hoy en día la situación está cada vez peor.

La Asociación de Motociclistas y Motoclubes sigue hablando de que son “algunos” nada más los que se comportan de manera antisocial en las vías. Pero en realidad, seamos francos, la mayoría lo hace, unos más otros menos, pero la gran mayoría de sus asociados infringe alguna ley de tránsito todos los días. Párese en cualquier cruce bien congestionado, en la Av. Baralt, frente al Unicentro El Marqués, frente a la bomba de El Llanito. Donde usted quiera en la ciudad y podrá registrar un montón de violaciones a la ley, no por hora, ¡por minuto! por parte fundamentalmente de motorizados.

Lo que hace temer una solución todavía lejana para la regulación de la conducta de los motociclistas es que muchos de los funcionarios de las autoridades que también usan motos (policías, fiscales, militares, etcétera) se comportan exactamente de la misma manera irresponsable y es peor todavía pues por ser ley es difícil poder reclamarles algo sin correr el riesgo de ser multado, detenido o golpeado. Ellos se supone que deben ser ejemplo.

¿Habrá esperanzas para la solución del problema de los motorizados en Caracas? Lo primero es llamar las cosas por su nombre y no tener miedo de realizar el control, invocar al respeto y al buen comportamiento a todo aquel ciudadano, sea funcionario o no, que transite sobre dos ruedas. Si las leyes y normas para el tránsito son tan claras como lo son no hay excusas (salvo la que se inventarían los bravucones) para cumplirlas a cabalidad.

No hay que escudarse en hacerse las “víctimas” por ser trabajadores o porque los fiscales “matraquean”, para dejar de cumplir a lo bravo las leyes y demostrar resentimiento en contra de los conductores de carros o de los fiscales abusadores: para cumplir las leyes no hay excusa que valga. ¿Acaso la mejor manera de sacarse de encima la imagen de antisociales no es comportarse todos como es, respetar y cumplir? ¿Aunque los demás no lo hagan? Yo creo que si lo piensan sabrán que es así.