Dos artículos en Mordisco Digital

"Mordisco Digital"

Hoy les comparto dos artículos que suscribo completamente, los cuales fueron enlazados por  Albio Vivas, autor del blog Mordisco Digital, en mi artículo anterior. Mil gracias:

¿Quien fuese motorizado?

El vivo pa’ trás

Anuncios

¿Héroes?

Durante las elecciones presidenciales del pasado domingo 7 de octubre leí y escuché muchas expresiones de admiración por quienes estaban haciendo largas colas para ejercer su derecho al voto. Se maravillaban de ver personas de la tercera edad votando y celebraban con aplausos la “epopeya” de los venezolanos en Miami yendo en autobús a votar en Nueva Orleáns. Los llamaban “héroes”

¿Héroes?

Yo los llamaría así y celebraría eufóricamente el heroísmo de cualquier votante de esas colas si también en forma pública y notoria decidieran no comerse más nunca la luz roja en los semáforos.

A quien me mostrara su dedo meñique pintado de morado como señal de orgullo le preguntaría si además de eso respeta siempre el rayado peatonal y hace que los demás lo respeten. Si me dijera que sí lo cargaría en hombros.

A los que llamaron a defender el voto les haría una encuesta para ver si además llaman a defender las flechas para que no se las coman y al hombrillo para que no lo usen como un canal más. Si también defienden con pundonor eso pues ¡vaya si hay que darles una ovación de pie!

A cualquiera de los que hicieron largas filas bajo el sol en su centro de votación y se hidrataron y comieron durante esas 3, 4 o 5 horas, les preguntaría si en vez de botar los potes vacíos y las bolsitas de chucherías en la acera o en los jardines de los edificios o en la calle, no prefirieron guardarlos para botarlos en la primera papelera que vieran y además invitar a los demás a hacer lo mismo. Si su respuesta fuera positiva llamaría a reconocerlos como héroes nacionales.

A quienes salieron a caravanear o hicieron promociones televisivas y radiales llamando a ejercer el sagrado derecho del voto les preguntaría si también consideran “sagrado” el deber de recoger los mojones de los perros cuando se sacan a pasear. Si le expresaran igual veneración e incluyeran en sus actividades proselitistas el llamado a tener las aceras limpias de caca, pues habría que construirles estatuas en las plazas.

Heroica es la gesta de los respetuosos, los educados, los responsables y los ecuánimes, sobre todo si además dan el ejemplo y procuran multiplicar sus buenas decisiones ciudadanas. Héroe es quien decide valientemente dejar de ser VPI y comenzar a ser una mejor persona sin que sea necesario que un policía o alguien más lo tenga que amenazar o regañar para ello.

Quien no fuma en lugares indebidos y mucho menos fuma caminando y además no bota la colilla del cigarro en la calle, quien no hace fiestas ruidosas y respeta a sus vecinos, quien acepta sin juzgar la diversidad de pensamiento, de preferencias y de aspectos, quien no juega a la violencia en cada instante de su vida, esté o no detrás del volante o el manubrio, quien construye, ejemplifica, no insulta, no persigue, no pretende ser el más arrecho o la más arrecha y además imponerlo y es solidario, colaborador y sensible con el resto de sus compatriotas, ese, esa, son los verdaderos héroes que necesitamos.

Cualquiera vota. No cualquiera apuesta al civismo por sobre todas las cosas.