“Yo no quiero que se vaya Maduro…”

Las-ideas-el-poder-y-el-pensamiento-unico
Imagen tomada de Diario Masónico
Escrito tomado de Facebook:

“Yo no quiero que se vaya Maduro.

Cuál es la,obsesión que tienen todos con que se vaya Nicolás Maduro.   A mí la persona que menos me importa que se vaya en realidad; es el Nicolás Maduro, porque ese señor no es la causa del problema que estamos padeciendo todos los venezolanos, él es en realidad la CONSECUENCIA.

Yo el que sí quiero que se vaya es el empleado público reposero, burócrata e ineficiente (es decir la mayoría). También quiero que se vayan todos los conductores que cuando hay un accidente en la carretera hacen una triple cola tratando de pasar primero. También quiero se vayan por supuesto todos los motorizados que circulan sobre la acera y los que se paran sobre el rayado, los que se comen siempre el semáforo y los conductores que arrojan basura por la ventana.

En especial quiero que se vayan los idiotas e idiotos que reservan toda una fila completa en el cine para sus amigotes que aún no han llegado o la viejas que cuando uno se sienta a su lado en el aeropuerto te dicen con cara é burra comiendo chicle; “ese puesto está ocupadoooo mijooo“. Típicos personajes de nuestra fauna venezolana que se creen únicos en el mundo, con todos los privilegios que les otorga su viveza criolla.

Quiero que se vayan los que se roban cualquier cosa que ven mal parada por allí. Quiero que se vayan los que atienden mal al público y también todos los buhoneros de las aceras, ¡ah! y sobre todo los mafiosos y mafiosas que le venden los puestos y las mercancías a esos buhoneros.

Quiero claro, que se vayan todos los corruptos, desde la señora que se roba los lápices y las hojas en la oficina, hasta el señor que se roba los bombillos del pasillo de su edificio y coloca los quemados que tenía en su casa. También los indolentes que aceptan un cargo público sabiendo que no tienen las competencias necesarias o los que se mantienen allí, solo porque tienen a un “panita” en el gobierno.

Que se vayan las madres irresponsables que tienen como 5 carajitos de 5 machos distintos porque según ellas; disque no fueron pa´ la escuela y por supuesto que se vayan con ellas todos esos “machotes” que las usaron a ellas como a trapos.

Que se vayan los que creen que educar a sus hijos es sentarlos a ver Discovery Kids y Cartoon Network, mientras ellos tienen la cabeza sumergida en las redes sociales leyendo “memes”.  Luego los entregan a un depósito de esos llamados escuela, esperando que además de enseñarlos, de paso se los eduquen.

Que se vayan los matraqueros y extorsionadores que pululan en los organismos del Estado así como en cada alcabala de carretera . Que se vayan los pranes y los traficantes, los empresarios deshonestos y los especuladores, los que aún pretenden vivir en Venezuela como ricos sin producir un carajo, los que esperan todo regalado y los que se creen más vivos que todo el mundo.

No podemos dejar por fuera a los sindicaleros, los abogados piratas, y los taxistas tracaleros del aeropuerto. Adiós a los policías malandros y viceversa, raspa-cupos y bachaqueros.

Así cuando se hayan ido todos estos venezolanillos, yo les garantizo que se irán solitos y para más nunca volver, no solo los Nicolás Maduro y compañía; sino también de ñapa se irán los Ramos Allup, las Maria Corina, los Leopoldo, los Capriles,  los Freddy Guevara, los Guanipa y toda la vergonzosa caimanera política que se alimenta gracias a la ignorancia de un pueblo. Un pobre pueblo que ni siquiera es capaz de reconocer ya, ni a sus propios verdugos.

P.D. Hay una sola manera de sacar a todos esos venezolanos del país… y es pasándolos por las armas… por las armas de la EDUCACIÓN.

Pega en tu muro y CREA CONCIENCIA, que así es como conseguiremos cambios permanentes”

Luis Zeppenfeldt H.
Anuncios

Esperanza tenaz

Esta semana recorrí de nuevo caminando la misma ruta que hice por años: bajando de Sábana Grande pasando por el CC El Recreo hasta la Torre Financiera en Colinas de Bello Monte.

Descubrí que nada ha cambiado desde que por esa misma ruta desarrollé hace unos años la Teoría del Comportamiento Absurdo del Venezolano entre tropezones con peatones, carros y motos comiéndose flechas y luces, casi arrollándote y además con saña, y el gentío con el mismo atosigamiento salvaje apurado que no les permite esperar un simple semáforo un máximo de 20 segundos.

Todo sigue igual, quizá haya muchísima más gente ahora que antes. No es que esperara que cambiara mucho pero siempre dejo que persista una esperanza de que nos descubramos tan enfermos como estamos y comencemos a curarnos en cualquier momento.

Estamos ya en la Navidad y en el Fin de año y en estos días esta esperanza se refuerza junto con las demás más normales de esta época: Salud, Paz, Prosperidad y Amor…que son además los mismos 4 pilares que tanto como personas como sociedad necesitamos para construirnos y progresar.

Mis deseos se basan en esos 4 pilares para todos, para ustedes quienes me leen y comentan y para todo nuestro país y nuestro mundo entero. En particular tengo la esperanza tenaz de que logremos algo concreto uniendo esfuerzos el próximo año para producir lecciones audiovisuales, como espejos, que nos puedan ayudar como terapia para ser mejores cada vez.

¡Seguimos intercambiando!

VPI: Teoría difícil de tragar

thinking

La teoría del VPI no cala fácilmente, resulta más cómodo dejar que la culpa recaiga en otros y no en uno mismo. El Venezolano Propenso a cometer Infracciones (VPI) no tiene la capacidad de reconocer su patología conductual y por el contrario justifica hasta sus acciones más insólitas con excusas como “estoy trabajando”, “estoy apurado”, “todo el mundo lo hace”, etcétera. Cuando las excusas se le acaban entonces procede de dos maneras si lo confrontas; o te agrede o te trata como loco.

Recuerden que las premisas fundamentales del VPI son: 1) Sentirse y procurar demostrar en todo momento que es más arrecho que los demás y 2) Olvidarse de que los demás existen…a menos que le convenga para demostrar lo arrecho que es. La tercera premisa es la de tratar en todo momento de irse por el camino más fácil, menos “trabajoso”, así que con esos lineamientos pasan la vida entera dañando, agrediendo, deteriorando, deformando con el mayor o menor poder que alcancen dentro de la sociedad sin darse por enterados de su legado.

A los VPI “Light” o a los no VPI también les cuesta digerir la teoría y prefieren seguir culpando a terceros o cuartos sin analizar en forma activa o al menos observar con un poco más de atención los síntomas de una sociedad que no se auto valora como grupo sino que está en manos de VPI egoístas y obtusos.

He hablado con algunos de ellos explicando la teoría pero luego de reconocerla o reírse con ella siguen adelante su vida sin creer que un individuo botando basura en la calle o comiéndose una luz tiene los mismos principios fundamentales, nunca corregidos, de un corrupto poderoso o de un delincuente común…por poner dos ejemplos.

Al no creer en ella no hacen nada al respecto, ni siquiera para intentar demostrar si es errada o correcta.