Doble rasero VPI

impatient_driver

En Venezuela somos muy sociables, amigueros, compinches. Eso es algo genético acá. No es raro entonces que veas constantemente en la calle a personas que van en sus carros manejando, ven a alguien conocido caminando por la acera o manejando otro carro y toquen corneta, bajen los vidrios o hagan señas con las manos para saludarse y hasta conversar unos segundos.

En esa, generalmente breve, interacción social, durante la cual el o los carros que se saludan se detienen unos segundos, haciendo que los que vienen atrás se deban parar también algunos segundos, hace su aparición la típica doble moral del VPI. (Lo mismo sucede cuando el carro se detiene unos instantes a dejar o a recoger a una persona)

  • Si un VPI es quien va manejando el carro que se detiene a saludar, a recoger o a dejar a alguien, por lo general se demora un poco más de lo “aceptable”, digamos, tres o cuatro segundos (en este país repleto de impacientes enfermos, ese tiempo es suficiente). Hay casos en los cuales realmente se “aplastan”, no solo a saludar, sino a echar varios cuentos con la otra persona.

La premisa principal de estos VPI es quedar lo más atravesados posible y dejar bien en claro que el apuro y el tiempo de los demás les importa tres pepinos.

  • ¡Ah!, pero si un VPI es quien va manejando el carro que va detrás del que se detuvo, ¡libre Dios! No pasará una décima de segundo y ya estará tocando corneta en forma desaforada, insultando a la persona que se detuvo, haciendo signos groseros y todo lo que pueda para demostrar su molestia por haberse visto obligado a detenerse por otro.

El doble rasero moral del VPI es de sus peores cualidades. Eso se extrapola, lamentablemente, a toda su concepción de la sociedad y de los valores. A su actuación pública y privada. Esa percepción de que “está mal si lo hace el otro” pero “está bien si lo hago yo”, es lo que más ha dañado a nuestra sociedad en todos sus aspectos.

Los siguienteros

cola-de-gente

Nada altera más a un VPI que tener que hacer cola o fila delante de algún cajero o mostrador. Es en ese entorno en donde demuestra su mayor capacidad enfermiza e antisocial.

Específicamente en las colas que se hacen delante de los mostradores de las aerolíneas en el Aeropuerto de Maiquetía, he podido notar el florecimiento de un nuevo tipo de VIP, el cual, aunque no es particularmente pernicioso, si puede llegar a ser bastante molesto. Me explico.

Las colas en Maiquetía para chequearse suelen ser bastante extensas y cuando uno llega a ellas ya tiene cierto nivel de tensión por saber lo que viene en nuestros vuelos criollos: un gentío, atrasos en los vuelos, cambios de puerta para abordar, sitios para comer full, la terrible puerta 5 y sus autobusitos, etcétera.

El VPI suele tensarse más que nadie en esas colas debido a su enorme deseo de colearse como sea. En ese sentido ha inventado una forma de, digámoslo así, vengarse del resto de los que hacen la cola y por lo tanto lo obligan a tener que esperar como cualquiera. Consiste en convertirse en “siguientero”, es decir, cuando alguno de los empleados de la aerolínea que está chequeando gente grita “siguiente”, inmediatamente los VPI siguienteros de la cola gritan también “siguiente”, como un eco, y suelen mirar mal al primero o primera de la cola e incluso los pueden regañar por demorarse más de un par de segundos en moverse hacia el mostrador.

Hace unos días pude atestiguar incluso como un VPI, llegando apenas al final de la fila donde yo estaba, que tenía sus buenas 20 personas, gritó “siguiente” a todo gañote apenas escuchó que llamaron del mostrador. Algo así como el cornetea desde su carro cuando el semáforo cambia a verde, aunque se encuentre a 30 carros de distancia para poder pasar. De hecho la patología para ambas conductas es la misma: el apuro estúpido que busca calmarse apurando y culpando a los demás de la demora.

Fíjense la próxima vez que vuelen por Maiquetía. Descubrirán a los siguienteros de inmediato.

Sobre los VPI que a estas alturas todavía se “olvidan” de que hay que quitarse la correa al pasar por los rayos X o, peor aún, se molestan por tener que hacerlo o sobre los otros VPI que ponen un bolso en las sombrereras del avión e inmediatamente la cierran como para que más nadie meta nada allí, les hablaré en otro artículo.

VPI haciéndose “los gualbertos”

Hacerse el loco o la loca o “el gualberto” (*) es, por supuesto, una conducta constante del VPI. Es necesario simular no conocer determinadas reglas o leyes para poder violarlas consistentemente sin cargo de conciencia a la hora de ser interrogados por la autoridad o recibir reclamos de las demás personas. En estos casos el o la VPI no optan por la agresividad que les es natural, sino que se disfrazan de ovejas indefensas cuyas excusas generalmente son: “oye no sabía nada”, “no me fijé”, “¿en serio?”, “es que yo no soy de acá”, “ay señor es que venía distraída”, etcétera. Obvio que el y la VPI saben perfectamente la falta que están cometiendo pero el hacerse los tontos es una estrategia sumamente efectiva cuando fracasa su intento de hacer la trampa. Podríamos bautizarlo como el “Síndrome de Foco Fijo”, aquel personaje que popularizó el comediante venezolano Emilio Lovera en los años 80 y cuya característica era poner cara de gafo pero ser más vivo que ninguno.

Hace poco cruzando una avenida noté que venían bajando de frente, comiéndose la flecha, dos vehículos. Al primero, una mujer, le hice señas para que viera la flecha gigante que está dibujada en el piso y supiera (ella obviamente lo sabía) que se la estaba comiendo. La mujer siguió mirando de frente a través de sus lentes oscuros y ni se inmutó en su camioneta de lujo. El segundo, un señor maduro en un Optra. Tuvo más chance de ver mis señas señalando la flecha pues tuvo que cruzar desde una calle lateral, sin embargo su reacción fue exactamente la misma: hacerse el pendejo.

Esta semana, al llegar a almorzar a un pequeño restaurante cerca de mi oficina noté que estaba lleno y, cómo hace cualquier persona más o menos decente, miré alrededor para ver si había personas esperando (había un señor) y luego le dije al mesonero que iba a esperar mesa. Acto seguido me paré en una esquina del local a la vista de todo el pasara.

A los pocos minutos llegó una pareja, vieron que estaban todas las mesas llenas y se pararon muy cerca de mí a seguir su charla mientras esperaban.

El primer señor se sentó y a los pocos segundos otra persona en otra mesa pidió la cuenta ya para irse. En eso el hombre de la pareja se acercó hasta esa persona para pedirle sentarse de una vez para ir ordenando. Afortunadamente el mesero es una persona muy correcta y atenta y de inmediato le dijo, amablemente, que yo estaba antes a lo cual contestó “¿ah sí?”, como si no se hubiera dado cuenta desde hace rato que yo estaba parado allí cuando largo soy cuando ellos llegaron.

Hacerse “el gualberto” es una práctica sumamente extendida y muy exitosa para los VPI en aquellos lugares donde la cola no se hace en fila o donde el mostrador es bastante largo permitiéndoles pedir rápidamente al primer dependiente sin hacer caso del gentío que había antes.

La frase crucial del VPI cuando es pillado en su disimulo es: “bueno, pero es que si usted no se pone las pilas…”. Es decir, usted tiene que vivir en un constante apuro para que el VPI no se le colee ¡por culpa de usted mismo!

Mundo bizarro.

______________________________________________________________

(*) En Venezuela existen varias expresiones para describir la acción de simular no conocer una situación irregular determinada procurando hacerse ver como inocentes si son interrogados al respecto. Entre otras se dice: “hacerse el loco”, “hacerse el paisa”, “hacerse el pendejo”, “hacerse el musiú” y en su acepción más grosera “hacerse el guevón”. Esta última deriva en “hacerse el gualberto” utilizando la similitud fonética para evitar decir la mala palabra.

______________________________________________________________

Artículos Relacionados:

VPI haciéndose el loco y explicando el tránsito

Cambio de lugar, difícil de entender