En Caracas, si te dedicas a observar la conducta de los caminantes ante las múltiples pasarelas peatonales que hay en calles y avenidas, podrás notar que la gran mayoría prefiere cruzar peligrosamente, sorteando carros, autobuses, camiones o motos, en vez de subirse a la pasarela y evitar el peligro del arrollamiento.

¿Por que sucede esto?

Un estudio demostró que las causas principales de esta conducta son las siguientes:

pasarelas

La flojera (70 %): esta es una de las razones fundamentales, no solo de esta conducta aberrante ante las pasarelas, sino prácticamente de todas las patologías conductuales que se pueden observar entre los habitantes de la ciudad. Pregúntenle a quienes paran su carro atravesado en una acera, para no tener que caminar desde el estacionamiento o a quienes le gritan al conductor del autobús: “me deja donde pueda“, para no tener que caminar 30 metros más desde la parada hasta su destino.

Miedo a ser asaltado (15 %): uno esperaría que esta fuera la principal razón, por ser una ciudad con altos niveles de inseguridad personal y, sobre todo, con una población con altísima sensación de inseguridad, sin embargo priva, ante todo, la pereza de subir y bajar unos escalones, pero con la excusa del peligro del robo, aunque en la pasarela no hayan ocurrido más o menos atracos de los que ocurren alrededor de ella.

Impaciencia (10 %): esta es la otra razón principal, por excelencia, de la mayoría, sino todas, las conductas absurdas del venezolano. Por algún motivo, el peatón VPI percibe que esperar el momento en el que no pasen carros o pasen pocos y haya oportunidad de pegar la carrera para evitar que un camión lo aplaste, por ejemplo, le ahorra mucho tiempo en medio de su apuro sin razón. Todo esto mientras que el peatón que si utilizó la pasarela, llega al mismo tiempo que el que no la usó y si no, llega un poco después pero sin haberse arriesgado, ni un segundo, a morir molido debajo de unas ruedas.

Deterioro de la infraestructura (5 %): esta es la única razón objetiva en todo este asunto. Encontrarse con una pasarela que ha servido de baño a los indigentes o con escalones y pisos rotos, sin barandas o con pasamanos rotos o muy sucios, te hace elegir, sin ninguna duda, otro camino para cruzar la calle.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s