La Vinotinto y los VPI

Aunque es muy bonito creer que todos los venezolanos “nos unimos” para apoyar a la selección de de fútbol de Venezuela, la Vinotinto, en forma incondicional, la verdad es que incluso detrás esta actividad deportiva nacional, que debería desatar pasiones nacionalistas, sale a a relucir la patología VPI de querer ser siempre el más arrecho o la más arrecha. Me explico.

En cada juego de la Vinotinto los venezolanos no se unen sino que se dividen en tres grupos: los conocedores en profundidad del deporte, los seguidores pero no expertos del deporte y los “faranduleros” que sólo ven los juegos por ser el tema “del momento”. En cada uno de estos grupos se manifiestan claramente sus correspondientes VPI:

Los VPI conocedores: estos se dedican a burlarse o a insultar al resto de los venezolanos que “no saben tanto” de fútbol como ellos, nadie apoya a la selección como ellos y el resto de las personas que sufre por los juegos no son sino “faranduleros”, ignorantes, snob y pare usted de contar adjetivos despectivos para descalificar a todo aquel que no sea un estudioso del fútbol y sus sutilezas. Más allá de la razón que puedan tener en muchas de sus críticas lo que se resalta de este grupo es su afán VPI de demostrar su superioridad por la vía del ataque a los demás. Cosa que resulta por demás casi patológica.

Los VPI seguidores: estos siguen apasionadamente los juegos “importantes” de la Vinotinto. Son los que miran las series finales del deporte que más o menos les gusta pero no los juegos de preparación, las temporadas regulares, etcétera. Lo que caracteriza a estos VPI es efectivamente su desconocimiento del tema lo cual los hace declarar pomposamente burradas sobre el juego y sus detalles y apoyar en forma irracional al equipo para luego denigrarlo en la misma irracional medida cuando este cae derrotado aquí o allá. Muchos de estos VPI se disfrazan de “conocedores” para burlarse de los “faranduleros” cuando en realidad su conocimiento es apenas superficial y su apoyo al equipo es bastante ambiguo.

Los VPI faranduleros: estos dicen desvivirse por la Vinotinto, se disfrazan con franelas de la selección cada vez que se enteran que hay juego, gritan, ponen avatares alusivos en sus perfiles de internet, etcétera… pero ignoran cual es el esquema táctico del equipo, en cual grupo pre mundial está, cuantos puntos tienen acumulados, cual es la función de Vizcarrondo o de Amorebieta en el equipo, etcétera. Lo malo de estos VPI es que también gustan de disfrazarse de expertos para emprenderla contra otros faranduleros menos hábiles en leer los resúmenes de prensa para lucir como entendidos de la materia. Los VPI faranduleros arman también una alharaca eufórica cuando gana la selección pero si pierde los desprecian o ignoran hasta el próximo evento de farándula futbolística.

Lo que tienen en común estos tres grupos, además de su nacionalidad, es que realizan sus burlas y ataques en forma pública. Si supieran guardar silencio o fueran al menos discretos con sus palabras no sería de modo alguno criticable el tipo de apoyo que le dan a la Vinotinto, tal como hacen los no VPI.

Calladitos se ven más bonitos… y se ligan mejor los goles, pero esa es decisión de cada quien, incluso de los VPI.

5 comentarios el “La Vinotinto y los VPI

  1. Nunca he sido gran fanático del fútbol y en lo que la vino tinto se refiere, confieso que estoy en el grupo de los Faranduleros. Pero al menos soy de los que se queda callado y prefiero no salir a opinar de algo en lo que no tengo el conocimiento de causa. Muy buen artículo.

  2. Elois dice:

    La vinotitnto esta dando un gran giro… Todos estamos apoyandolos de corazon y gritando siempre arriba arriba vinotinto… Por ahi salio que adidas saco un comercial muy motivador para ellos http://www.notiglobo.com/2012/06/08/adidas-lanzo-emotiva-campana-por-la-vinotinto/ y la verdad es que todos confiamos en ellos.

  3. Bernardo Salazar dice:

    No estoy de acuerdo con varios puntos de este artículo, ya que esto que describes ocurre no sólo en Venezuela, ocurre en todo el mundo. Lo que describes es básicamente el perfil de cualquier fanático de cualquier deporte en el mundo. Además, según lo que tengo entendido el calificativo de VPI es Venezolano Propenso a Infracciones, por lo que no es constante con lo que generalmente comentas en tus artículos el calificar a la fanaticada como VPI ya que no hay infracción alguna en los puntos que expones.

    Tus artículos son muy buenos en un 95%, pero este siento que lo escribiste un poco desde el resentimiento y no desde la objetividad.

    Primera vez que comento, por lo que aprovecho para felicitarte por tu excelente blog, que nos permite leer bastante de la cotidianidad que nos afecta como cultura y como país.

    Saludos!

    • elamargado dice:

      Bernardo:

      Muchas gracias por tus visitas y además por tus palabras. Muchas gracias en verdad. Siempre bienvenido.

      Sobre tu crítica, totalmente válida, hay dos elementos, el primero es que aunque el fenómeno VPI o el del fanatismo deportivo puedan repetirsen en otros países, la verdad es que yo sólo puedo hablar sobre el caso venezolano que es el que conozco y con el cual convivo.

      Lo segundo es que un fanático deportivo pasa a ser VPI cuando activa la premisa principal de los VPI que es “tener la necesidad enfermiza de demostrar constantemente que es más arrecho que los demás”. Tal como finalizo el artículo, el problema no es apoyar fanáticamente o no al equipo sino atacar, por la vía del insulto o de la burla, a los demás, pretendiéndose “superior” en conocimiento deportivo y en “derecho” a apoyar la selección. Peor aún si lo hace en forma pública.

      Es un matiz.

      Los no VPI manejan una premisa diferente, esa que se resume en la frase “todos somos ignorantes, lo que pasa es que no todos ignoramos lo mismo”

      Un abrazo!

      • Bernardo Salazar dice:

        Gracias por tu respuesta y por la aclaratoria.

        Si tienes un punto muy válido, con esto comprendo que el concepto VPI va más allá de cometer infracciones, tienes razón. En teoría el comportamiento del VPI deportivo sí es como lo comentas, pero es difícil categorizarlo de esa manera en la práctica ya que que este comportamiento muchas veces es consecuencia de la emotividad que produce el hecho de ser fanático. Claro, no es siempre el caso, pero es un factor. El VPI cotidiano comete infracciones por falta de educación, cultura y valores, por vivaracho, que es siempre en un estado emocional muy sereno en comparación con el punto que comentas.

        Te agradezco mucho por permitir a tus lectores comentar y abrir debate. Este es uno de los pocos espacios que nos permite la sana reflexión sobre nuestro día a día, fuera de politiquería. Saludos y sigue el excelente trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s