VPI haciéndose “los gualbertos”

Hacerse el loco o la loca o “el gualberto” (*) es, por supuesto, una conducta constante del VPI. Es necesario simular no conocer determinadas reglas o leyes para poder violarlas consistentemente sin cargo de conciencia a la hora de ser interrogados por la autoridad o recibir reclamos de las demás personas. En estos casos el o la VPI no optan por la agresividad que les es natural, sino que se disfrazan de ovejas indefensas cuyas excusas generalmente son: “oye no sabía nada”, “no me fijé”, “¿en serio?”, “es que yo no soy de acá”, “ay señor es que venía distraída”, etcétera. Obvio que el y la VPI saben perfectamente la falta que están cometiendo pero el hacerse los tontos es una estrategia sumamente efectiva cuando fracasa su intento de hacer la trampa. Podríamos bautizarlo como el “Síndrome de Foco Fijo”, aquel personaje que popularizó el comediante venezolano Emilio Lovera en los años 80 y cuya característica era poner cara de gafo pero ser más vivo que ninguno.

Hace poco cruzando una avenida noté que venían bajando de frente, comiéndose la flecha, dos vehículos. Al primero, una mujer, le hice señas para que viera la flecha gigante que está dibujada en el piso y supiera (ella obviamente lo sabía) que se la estaba comiendo. La mujer siguió mirando de frente a través de sus lentes oscuros y ni se inmutó en su camioneta de lujo. El segundo, un señor maduro en un Optra. Tuvo más chance de ver mis señas señalando la flecha pues tuvo que cruzar desde una calle lateral, sin embargo su reacción fue exactamente la misma: hacerse el pendejo.

Esta semana, al llegar a almorzar a un pequeño restaurante cerca de mi oficina noté que estaba lleno y, cómo hace cualquier persona más o menos decente, miré alrededor para ver si había personas esperando (había un señor) y luego le dije al mesonero que iba a esperar mesa. Acto seguido me paré en una esquina del local a la vista de todo el pasara.

A los pocos minutos llegó una pareja, vieron que estaban todas las mesas llenas y se pararon muy cerca de mí a seguir su charla mientras esperaban.

El primer señor se sentó y a los pocos segundos otra persona en otra mesa pidió la cuenta ya para irse. En eso el hombre de la pareja se acercó hasta esa persona para pedirle sentarse de una vez para ir ordenando. Afortunadamente el mesero es una persona muy correcta y atenta y de inmediato le dijo, amablemente, que yo estaba antes a lo cual contestó “¿ah sí?”, como si no se hubiera dado cuenta desde hace rato que yo estaba parado allí cuando largo soy cuando ellos llegaron.

Hacerse “el gualberto” es una práctica sumamente extendida y muy exitosa para los VPI en aquellos lugares donde la cola no se hace en fila o donde el mostrador es bastante largo permitiéndoles pedir rápidamente al primer dependiente sin hacer caso del gentío que había antes.

La frase crucial del VPI cuando es pillado en su disimulo es: “bueno, pero es que si usted no se pone las pilas…”. Es decir, usted tiene que vivir en un constante apuro para que el VPI no se le colee ¡por culpa de usted mismo!

Mundo bizarro.

______________________________________________________________

(*) En Venezuela existen varias expresiones para describir la acción de simular no conocer una situación irregular determinada procurando hacerse ver como inocentes si son interrogados al respecto. Entre otras se dice: “hacerse el loco”, “hacerse el paisa”, “hacerse el pendejo”, “hacerse el musiú” y en su acepción más grosera “hacerse el guevón”. Esta última deriva en “hacerse el gualberto” utilizando la similitud fonética para evitar decir la mala palabra.

______________________________________________________________

Artículos Relacionados:

VPI haciéndose el loco y explicando el tránsito

Cambio de lugar, difícil de entender

4 comentarios el “VPI haciéndose “los gualbertos”

  1. Frank dice:

    Mi pana, me parece muy mal esa imagen de “focofijo” como ilustración de este post. Contribuye a reforzar estereotipos negativos sobre muchas personas y es una imagen oprobiosa de la discriminación de los “vivos” vernáculos hacia quienes no somos como ellos.

    • elamargado dice:

      Saludos Frank, en realidad todo el artículo es una crítica justamente a la actitud a lo “Focofijo” de hacerse el pendejo para lograr cosas de vivo entre las cuales están, por supuesto, las trampas. Por eso lo considero una especie de síndrome en muchas personas (no todas), sin embargo, te compro la idea y cambio la imagen para borrar ese personaje que, en su momento SI REAFIRMÓ la viveza mal entendida utilizando a este personaje popularizado por la TV e inoculado a través de la risa en la psiquis de muchas personas.

      Siempre bienvenido!

      • Frank dice:

        sí, eso lo se. Lo que me pareció censurable fue que la “cara de gafo” fuera la de Focofijo. De hecho la apariencia de ese personaje siempre me pareció un estereotipo humillante. En todo caso, gracias por atender la crítica.

  2. Adrian dice:

    Disculpen mi intromisión con respecto a sus comentarios. Lo del focofijo o en su momento mas contemporáneo quizás lo fue Canache y muchos otros, son estereotipos reales. Nos guste o no, son reales y no son mas que un reflejo. Aquí hemos logrado quitarle el valor a esa linda palabra “folklore” para meter en ella las conductas que son denominas a manera de chiste: Es que asi somos los venezolanos. Eso si, nadie pertenece a ese grupo de los focofijos.
    Venezuela esta llena de personas con buenas intenciones, sin embargo mira como estamos.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s