Viajar en avión permite entrar en contacto directo con los VPI que pululan en los aeropuertos, los cuales, realizan las mismas acciones que cualquier VPI pero concentradas en un mismo sitio. Están los apurados, los que se quieren saltar la cola a como dé lugar, los excesivamente lentos a los cuales no les importa atravesarse en los pasos, obstaculizar la taquilla o la máquina de rayos X, los profetas del desastre, los gruñones, etcétera.

Siempre me resulta interesante encontrarme con unos especímenes de viajeros en particular a quienes llamo los “falsos cándidos” (aunque me inclino a creer que muchos de ellos en verdad si son inocentes de su ignorancia), estos son unos ejemplos:

¿No puedo llevar cortaúñas? aunque existan carteles de todos los tamaños, con letras y dibujos grandes y muchas veces la persona que te atiende de la aerolínea te pregunta rápidamente si no lo llevas, todavía hay personas que con una actitud muy de VPI “inocente” se sorprenden de que en los rayos X le digan que no puede llevar el cortaúñas o la tijerita en el equipaje de manos. Ellos son los únicos que no leen nada ni se enteran de las medidas de seguridad ni nada y de paso se burlan diciendo “ya está que con una tijerita voy a matar a alguien”, esos VPI quizá nunca han tenido un objeto filoso en su cuello esgrimido por un loco con ojos inyectados a quien poco le importe la vida. A estos se suman los que se ríen cuando les piden que se quiten la correa o cinturón. Ellos creen que el metal de su hebilla en realidad no califica como metal porque ¡coño, es la correa, como me la vas a quitar! Puro y simple pensamiento VPI.

La pantallita dice “Puerta 10 a las 3 pm” estos son los más cándidos pasajeros que pasan por el aeropuerto. Yo dudaría de calificarlos de VPI si no fuera por su reincidencia en creerle una y otra vez más a las pantallas que están por todo el aeropuerto y en las puertas de embarque que a lo que dice el personal de la aerolínea o los avisos por los altavoces. En el aeropuerto hay que andar como de cacería, con todos los sentidos alerta, identificando a quienes viajan en el mismo vuelo tuyo para saber que donde estén ellos tienes que estar tú y si se mueven tienes que moverte aunque sea para averiguar por qué se mueven. Conozco muchos casos de “dejados por el avión” por andar distraídos con las pantallas en lugar de contactar sin pena a la gente y preguntar aquí y allá.

¿Está atrasado?, no puede ser cada vez que encuentro pasajeros que, faltando 15 minutos para la supuesta hora de embarque, se estresan porque el avión no ha llegado y ya hablan de un “tremendo atraso” me provoca sostener alguno de los siguientes diálogos:

Diálogo 1:

Yo – Disculpe, ¿esta es la primera vez que usted viaja en avión con esta aerolínea y en este aeropuerto?”

VPI – No, yo viajo a cada rato

Yo – Y entonces ¿Por qué se sorprende de que el avión se atrase? ¿Por qué comienza a regar su estrés con el resto de los pasajeros quienes no lo necesitamos? Relájese y entienda que el retraso en los vuelos, lamentablemente, es pan nuestro de cada día.

Diálogo 2:

Yo – Disculpe, ¿esta es la primera vez que usted viaja en avión con esta aerolínea y en este aeropuerto?”

VPI – Si, es mi primera vez

Yo – Bueno entonces sepa que el retraso en los vuelos, lamentablemente, es pan nuestro de cada día, no lo tome como algo extraordinario y personal, controle su estrés y no lo esté regando con el resto de los pasajeros quienes no lo necesitamos. Relájese y coopere, como se dice por allí.

Claro que, la decisión de angustiarse es libre y mi recomendación, si la dijera en voz alta, seguramente sería mal recibida, unos me acusarían de querer cercenar la libre expresión y otros me hablarían de lo mal que está el país y de cómo un país que quiere desarrollarse no puede tener vuelos atrasados (claro, asumen que American Airlines, Taca o Iberia nunca se atrasan aunque sólo utilicen Aserca durante casi todo el año como hago yo). Eso lo entiendo, no es el punto asumir lo malo como normal ni resignarse pues es claro que con los atrasos las empresas cometen muchos abusos. Mi sugerencia es: no riegue su estrés con el resto de los pasajeros, apunte directamente su queja y su angustia con la aerolínea que es la causante de su irritación.

Entre tanto y mientras la gente nunca aprenda sobre estas cosas mis audífonos con mi música preferida me aíslan de mi propia angustia cuando decido sentirla y de la que los demás pretenden endilgarme.

Anuncios

2 comentarios sobre “En el aeropuerto

  1. Pingback: Einar Saenz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s