El milagro al revés de los VPI

“Un pueblo se preparaba para su gran fiesta anual y el alcalde, con el fin de llamar a la solidaridad y a la unión, colocó un gigantesco barril en el medio de la plaza, convocó a todos los habitantes del pueblo y les explicó que para las fiestas que se realizarían dentro de un mes él les pedía una colaboración a todos:

– Para tener bebida para la fiesta, todas y cada una de las familias que viven en nuestro pueblo deberán verter en este gran barril una botella de vino. Cuando quieran y cuando puedan. Así todos tendremos para beber en nuestra celebración.

Transcurrieron los días mientras seguían los preparativos y la gente curiosa se acercaba a tocar al barril y encontraba que en efecto el mismo estaba cada vez más lleno con el pequeño aporte de cada familia.

El día de la fiesta bien temprano el alcalde se acercó a la plaza para inaugurar la fiesta y comenzar a distribuir el vino. Se acercó al barril, colocó un vaso y abrió la llave. Cuando terminó de llenar el vaso y lo llevó a la boca descubrió que era agua. ¡Todo el inmenso barril estaba lleno de agua!

Acto seguido comenzaron a preguntar a los habitantes del pueblo a ver qué había sucedido y resultó ser que cada familia, queriendo guardárselo para su propio consumo, en lugar de vino decidió echar agua. “Al fin y al cabo”, pensaron, “por una botella de agua no se va a dañar todo el vino que van a echar los demás

El problema es que todos pensaron igual y solamente fue agua lo que llenó el gran barril dejando la fiesta sin  el vino comunitario.

Los habitantes de aquel pueblo hicieron el milagro de las Bodas de Caná pero al revés, en lugar de convertir el agua en vino, trocaron el vino por agua.

Así mismo ocurre con cada uno de nosotros, con el pequeño aporte de una “botella” de responsabilidad, alegría, amor, dedicación, solidaridad… podemos llenar el gran barril de la vida del cual beber, todos, los buenos resultados. Mientras pensemos que por echar un poquito de agua no vamos a dañar el vino del barril seguiremos estando equivocados y perjudicando la fiesta. Seguiremos haciendo el milagro al revés”

Tal como lo hacen día a día nuestros VPI

Tomado de la homilía del  28/12/10. Iglesia de Nuestra Señora de Las Mercedes

Imagen de Dreamstime

Anuncios

Un comentario el “El milagro al revés de los VPI

  1. Nidesca dice:

    Hermosa reflexión. El pensar que los demás actúen bien y llenen el barril de vino, pero yo no, yo le echo agua, es una muestra de lo perjudicial que resulta el pensamiento meramente individualista, el cual a la final termina volviéndose contra todos. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s