En la oficina donde trabajo también lo hacen varios VPI interesantes. Entre otras conductas digamos “patológicas” una de las más recurrentes es la de dejar la llave de la poceta botando agua, dejar prendida la cafetera aunque no se esté haciendo café y dejar encendida la luz de la cocina aunque allí no haya nadie. El descuido por ahorrar agua o luz es cotidiano y por más de que siempre encuentren la llave del baño cerrada, la cafetera y la luz apagadas (porque me encargo cada vez que pasó por allí de hacerlo) nada en su mente hace el “click” de dejar esas cosas como las encuentran o entender lo positivo de ahorrar.

Lo mismo pasa en el baño público, la mayoría de las veces que entro uno o los dos grifos del lavamanos no han sido cerrados completamente. Esa última apretada para que no quede el hilo constante de agua botando parece ser un trabajo descomunal de hacer para los usuarios VPI del baño y eso que se supone que somos el “sexo fuerte”, pero para cerrar un simple grifo los VPI se comportan como lamentables alfeñiques.

Cuando no es el grifo entonces es el reguero de cenizas de cigarro en el piso el cual mezclado con el agua que normalmente cae forma una pasta negra que termina por regarse por todas partes…aunque esté prohibido fumar en los baños en este edificio. Sino entonces es la poceta con “sorpresitas” o algunos papeles botados fuera de la papelera o es la gente que saca a pasear perros y no les recoge sus desechos o es la muchacha frente al cajero que al sacar algo de su bolsillo arrastra un papel que cae al piso sin querer…pero queriendo no es capaz de recogerlo porque “no se da cuenta”….

En resumen es una actitud de descuido, de dejadez, de desidia personal, de no tener el deseo, la voluntad o siquiera el sentido común de ser consciente para con los demás y para consigo mismo. No. Es preferible el cómodo descuido, el “hacerse el loco”, el considerar estúpidamente que un chorrito en el baño o un bombillo no van a gastar demasiada luz sin sacar la cuenta (eso es mucho trabajo) que 20 millones de VPI pensando estúpidamente que el chorrito y el bombillito no “gastan mucho” pues terminan sumando MUCHÍSIMO.

Estas son formas visibles de descuido, pero otro día hablaré del descuido para cumplir obligaciones, tareas o incluso el mismo trabajo. Ese que hace que tengas que llamar a alguien dos o tres veces para asegurarte de que haga lo que TIENE QUE HACER.

Entre descuidados te veas. ¡Cuidado con eso!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s