No hay mejor situación para presenciar la patología de nuestros VPI que aquella que se produce en un cruce de calles donde uno o los dos semáforos estén dañados. Lo que se ve allí es la muestra más palpable de nuestra profunda patología social. Los personajes VPI más comunes que encontramos con su peor actitud en esas circunstancias son:

El comeluz: toca corneta como un energúmeno, insulta y manotea al carro que vaya adelante si a este se le ocurre medio frenar antes del cruce. Si el semáforo está intermitente entonces prácticamente trata de pasarle por encima a los carros que estén adelante, todo con la excusa de que “el semáforo está dañado”, lo cual, para la mentalidad del VPI significa que tiene paso franco y ¡ay de quien se le atraviese! Si por el contrario el semáforo simplemente no cambia entonces el energúmeno comeluz alcanza extremos rayanos en la psicosis total.

El “achantao”: pocas veces hemos nombrado aquí a aquellos VPI quienes al contrario de los enfermos de “apuro estúpido” sufren de una dolencia crónica llamada “lentitud chocante”. Son ellos quienes van a 10 Km/h por el canal rápido o quienes, sin son peatones, caminan tan lento que casi pareciera que van para atrás, se detienen en todo el medio o doblan a un lado o al otro sin ver si viene alguien caminando o no e ignorando cualquier tropezón que produzcan por ello. El “achantao” se regodea en los cruces con semáforo dañado haciendo rabiar a los muy apurados comeluz y a cualquier otro conductor marchando aún más lento de lo que es normal para ellos.

El peatón envalentonado: este peatón VPI, quien normalmente cruza la calle por donde sea, así cargue con dos niños, un bebé, dos bolsas de supermercado y se encuentre hablando por el celular, al encontrarse con un cruce con semáforo dañado pues se vuelve un verdadero Tarzán-Iron Man invencible quien encuentra en ese momento la perfecta excusa para cruzar de la forma más irresponsable que se le ocurra pues “el semáforo está dañado” y “sino los carros no te dejan pasar” (lo cual no deja de ser hasta cierto punto verdad)

De los motorizados ni hablar, en esos cruces parecen saetas insultantes…pero bueno, lamentablemente la mayoría de ellos parecen saetas insultantes y agresivas en cualquier cruce, esté o no dañado el semáforo.

Póngase en uno de esos cruces cuando tenga oportunidad y podrá atestiguar sin ningún problema la aparición de estos cotidianos personajes VPI. Siéntese al lado de los fiscales de tránsito quienes normalmente hacen lo que usted va a hacer: observar tranquilamente todo lo que pasa sin hacer nada.

Anuncios

2 comentarios sobre “Personajes del cruce sin semáforo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s