Del apuro estúpido que nos aqueja como sociedad (principalmente a los VPI) he comentado en esta bitácora un montón de veces y, tal como he escrito antes también, los ascensores son lugares por excelencia para observar conductas estúpidas típicas asociadas a esa patología “atorada” de nuestros VPI para quienes 30 segundos de espera (o de freno) equivalen a 30 minutos y lo toman como insulto personal.

En la PB del edificio donde trabajo (oficinas privadas) normalmente al esperar los ascensores se acumula gente en forma desordenada. Dependiendo de cual sea el ascensor que llegue primero, las personas que llegaron de últimas se montan antes que nadie o no, eso gracias al desorden por supuesto y a la segunda premisa vital del VPI de “olvidar, convenientemente, que los demás existen” Es común además que esos “coleados” se atraviesen en las puertas de los ascensores llegando al extremo de montarse antes de dejar que las personas que vienen montadas se puedan bajar del ascensor.

La semana pasada yo venía bajando en un ascensor repleto y al abrirse las puertas en PB pisé el botón de abrir puertas para permitir que las mujeres salieran primero. Debido a que estábamos apretados las mujeres tardaron una centésima de segundo en moverse. Ese tiempo fue suficiente para que dos señoras VPI puras concluyeran que nadie se iba a bajar y se metieran a apretarnos aún más. Todos en el ascensor pusimos cara de asombro y yo les pedí a las señoras “por favor, nos dan un permiso para salir”, a lo cual las señoras sin decir nada respondieron haciéndose a un lado pero ¡dentro del mismo ascensor!, es decir, no se bajaron. Todos los demás nos bajamos como pudimos y al salir yo les di las gracias a las señoras quienes ni se inmutaron (y me imagino que ni comprendieron) lo que acababan de hacer.

Así, es común escuchar a muchos y muchas, cuando venimos bajando en los ascensores, resoplar de fastidio cuando este se detiene en cada piso. Para ellos es como si los demás no tuvieran derecho, como todos, a utilizar el mismo aparato. Si tienen oportunidad pisan como locos el botón de cierre de puertas para que nadie se monte y se alivie así su necesidad patológica de cargar un constante, pero casi siempre inexplicable, apuro.

En la Clínica Ávila (muestrario excelente de VPI perniciosos y conductas estúpidas de la peor clase) fui víctima una vez más de señoras “hechas las pendejas” y tipos coleándose aprovechando el enredo que se forma al salir la gente de los ascensores. Me fui molesto a los otros ascensores disponibles y tomé uno bajando para luego subir. Un señor que estaba adentro me comentó “no, va bajando y luego sube. Este aparato es mono neuronal” “si, como muchas personas por ahí” le respondí, amargadamente por supuesto.

Anuncios

3 comentarios sobre “Apuro estúpido: anécdotas de ascensor

  1. Bueno, de estas anecdotas de ascensor tengo una retahíla, ya que al trabajar en un centro comercial es algo q vivo a diario, y es absolutamente cierto, mientras mas educado eres, menos posibilidades tienes de montarte en el aparato, ahora, debo reconocer que yo soy de las que hiperventila cuando el ascensor se para en cada piso, pero solo en este caso especifico: que se dirigen al gimnasio, en ropa deportiva y calzado cómodo y sin ningun impedimento fisico, esperan varios minutos el ascensor para bajarse en el piso inmediatamente inferior, cuando hay unas escaleras al lado del ascensor; simplemente me revienta que usen el ascensor para aumentar el depósito de grasa de su cuerpo en lugar de hacerlo para lo que se invento que es desplazarse facil y rapidamente en vertical, y no para flojos anormales que dejan fuera a la gente con coches o ancianos que si lo necesitan, es como la gente que espera varios minutos en una aglomeración de gente en una escalera mecánica cuando seguro llegan mas rapido por las escaleras normales y su cuerpo se los agradecerá, supongo que habrá que verlo por el lado amable: todos moriran rapido con sendos infartos al miocardio, la justicia llega.

  2. Jesus Enrique: ¡Gracias! Bienvenido

    Akaka: jajaja, 100% de acuerdo. La justicia llega. Cierto lo que dices sobre los “flojos”. Lo vivo igualmente en mi edificio. ¡Saludos!

    Davidache

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s