¿Comida rápida?

El sábado pasado fui al Mc Donalds de Colinas de Bello Monte (por una necesidad forzada pues procuro no comer allí nunca) y viví de nuevo en carne propia el gracioso comportamiento de los VPI.

En primer lugar el restaurante dejó lo de “comida rápida” en el pasado, la atención increíblemente lenta y deficiente y ahora resulta que no hay control de tiempo de permanencia de las hamburguesas listas en los dispensadores como había unos años antes, lo cual hace que usted aunque se coma una hamburguesa caliente esta no esté necesariamente fresca.

Hice la cola en una de las dos cajas y vi pasar por la otra al menos 6 personas mientras que en la caja que escogí pasó una. Fue tanto así que faltando una persona para pasar yo preferí cambiarme a la otra caja con tres personas por delante y así me dieron mi orden antes que la que iba delante de mí previamente.

En esta nueva caja la gracia del día la hizo el cliente delante de mí. Al llegar su turno se volteó a preguntarle a su esposa que “qué quería ella” y luego “¿y fulanita que va a querer?” y luego “ajá, ¿pero refresco o té? Y así. Luego comenzó a preguntar sobre la promoción de los vasos que tiene el restaurante. Pidió ver uno. Luego pidió ver otro de otro color. Se lo mostró a esposa e hija. Luego preguntó que si había tal cosa y si venía con queso y así.

Adicionalmente la cajera (con cara y actitud de obstinada) le decía las instrucciones en voz relativamente baja y el cliente no escuchaba la mitad de las cosas que ella decía así que cada cosa tuvo que ser repetida dos o tres veces.

Así, viendo como a este cliente le importaba tres pitos el tiempo del resto de la cola (típico VPI), alcancé casi los 20 minutos de espera en el restaurante. Hice mi pedido con todo detalle y conciso. Pagué. Esperé que me lo entregaran. Salí. Y con todo y eso a la muchacha que iba delante de mí en la otra caja apenas en ese momento le terminaban de entregar su orden.

La próxima vez recalo en una arepera de esas que cocinan y despachan en serie…y en serio

Anuncios

4 comentarios el “¿Comida rápida?

  1. Adrian dice:

    Me reí con este post, ya veo que no soy el único que le molesta este tipo de situaciones que suceden a lo largo de todos los días.
    Es raro que en tu experiencia, no te consiguieras en ese momento, el que va a pagar con Cesta Ticket y no le alcanza, entonces rehace su pedido después que esperó llegar a la caja para decidir que iba a comer, preguntó qué refrescos había y después que le indican los 20 tipos, pide justamente el que no le mencionaron y claro está, la discusión de que el muñequito de la cajita feliz de ese día ya lo tenía y quería otro. Estando en Burger King, se encontraban abiertas 3 cajas, dos para efectivo y una para tarjeta, en esta última no había menos de 17 personas en la cola, mientras, en las otras dos, sin un solo cliente, las cajeras no paraban de vociferar “el siguiente en efectivo por esta caja”.
    Estas gentes a sabiendas que están molestando y estorbando, lo hacen con la mayor naturalidad y desparpajo posible. No identifico aun si el problema principal es una altísima incapacidad mental o indolencia, quizás ambas.
    Salu2

  2. akaká dice:

    Esperaste demasiado, más adelante en la misma via hay una pollera bastante decente y atienden rapido, es que por eso es que nos atienden tan mal, los venezolanos somos clientes permisivos, si nadie se calara ese trato tan deficiente y lento y abandonaramos el local se verian obligados a mejorarlo. Yo sé que yo sola no hago mella pero yo no espero mucho a que me atiendan, me ha pasado que he tenido que pasear por varios locales, pero prefiero comer donde me atiendan bien. Saludos

  3. elamargado dice:

    Adrian:

    Jejeje. Yo creo que es una combinación de las dos cosas, una actitud de “no lo sé/no me importa” a lo cual se agrega una tercera “no lo sé/no me importa/no me conviene” ¡Una verdadera tragicomedia pues!

    Saludos

  4. elamargado dice:

    Akaká: tienes razón. Nos condenamos a nosotros mismos con relación al maltrato en los servicios cuando estamos en alguno de los dos extremos: exceso de pasividad o exceso de reclamadera, ahora, de esa pollera que mencionas te tengo un cuento…

    Un vez nos sentamos en esa pollera un amigo, mi esposa y yo, con bastante hambre. Hicimos el pedido: dos pollos, ensalada, etcétera. Pedimos arepitas y nata y las bebidas. A los 5 minutos nos trajeron las arepitas, los jugos y comenzamos a picotear y a charlar. Pasaron 15 minutos más y comenzamos a inquietarnos. A los 25 minutos sin pollo llamamos al mesonero y nos dijo que ya iba a salir el pollo y que si queríamos nos traía la ensalada. Entretanto mi esposa comenzó a vigilar la cocina y cuando vio que estaban sacando un pollo tras otro “para llevar” se molestó y mucho. Le reclamamos al mesonero y nos dijo que ya iba a salir lo nuestro. 15 minutos más tarde nos paramos, pagamos lo picoteado y nos fuimos no sin antes reclamarle al encargado del negocio. Prometimos no volver más. Y más nunca hemos vuelto.

    Parece que cada local de esta ciudad tarde o temprano tiene su “historieta” jejeje. Muchos saludos y gracias por tu visita y comentario

    Davidache

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s