En los últimos años el venezolano, y en particular el VPI ha aprendido nuevas muletillas argumentales a la hora de hablar de política, en particular cuando lo hace con alguien que piensa distinto. Parto de la base de que un VPI no es malo por ser pro-Gobierno o por ser anti- gobierno. Es malo por sí solo, por naturaleza, antes de que ni siquiera asomara la divergencia política actual.

Cuando un VPI se encuentra en cualquier espacio a otra persona que piense políticamente diferente por primera vez, saltan las siguientes muletillas al ruedo con el fin principal de descalificar y minimizar al otro (recordar que el VPI siempre tiene que ser el más arrecho y estar por arriba):

“Me sorprende que pienses así…” esta surge sobre todo si se trata de alguien por quien se siente cierto aprecio o afecto. Su metamensaje es: te tenía en estima pero ahora que sé que piensas diferente a mí revisaré ese aprecio y te pondré en duda.

También implica una “decepción” por encontrarse alguien que al pensar diferente se ubica en el plano de los ignorantes (y por ende es inferior y despreciable). Un mensaje no VPI sería “Oye no sabía que pensabas de esa manera, es muy diferente a la mía, vamos a tratar el tema con ecuanimidad para llegar a puntos comunes que no dañen nuestra estima mutua

“Ninguna persona inteligente o estudiada estaría de acuerdo con esto…” por lo general es la introducción o el epílogo a una exposición apasionada en contra de algo o alguien cuyo tono es utilizado por el VPI para no dejar dudas de que si alguien está “de acuerdo con eso” (y por lo tanto en desacuerdo con el VPI) entonces es una persona bruta o inculta. Con ello busca inhibir respuestas contrarias y dejar la cosa como el juego infantil que dice: “Silencio en la sala, el burro va a hablar, el que hable primero, el burro será”.

Un mensaje no VPI sería “estoy completamente en desacuerdo con esto por razones que para mi son más que obvias, pero acepto que como humanos tu puedas tener tus razones obvias diferentes a las mías

“Asume de una vez que tu estás a favor de X y listo…” se trata de la típica frase para precisar a la persona que piensa distinto y ubicarla forzosamente en una postura extrema contraria para así facilitar su menosprecio por parte del VPI. Para el VPI es complicado aceptar grises en su mundo blanco y negro donde si él (o ella) piensa en negro TODO tiene que ser negro y si piensa en blanco TODO tiene que ser blanco. El VPI no acepta posturas de centro en los temas políticos (y en casi ningún tema) pues su mente, maniquea, divide al mundo en “yo y los que están en mi contra” para justificar la mayoría de sus conductas estúpidas.

Un mensaje no VPI sería: “Dado que no estás de acuerdo con lo que digo aclárame si debo asumir que apoyas incondicionalmente lo contrario o si más bien tratas de buscar puntos medios en este tema

Existen otras frases pero por los momentos coloco sólo estas tres las cuales he conocido en persona y por referencia. Otra de las cosas que como sociedad debemos comenzar a asumir para comenzar a sanar es que no sabemos debatir sana ni positivamente. En eso casi todo el venezolano se comporta como VPI que si no gana quiere arrebatar y cuando argumenta no quiere que le discutan.

Anuncios

3 comentarios sobre “Muletillas del VPI en política

  1. Hola Amargado,
    Desde hace un par de meses, y gracias a la valiosa recomendación de una persona muy especial, sigo sus escritos. Tengo que decir que me encuentro fácilmente identificado con ellos y en general con las ideas y comentarios mencionados. Al leerlos, lo primero que experimenté fue impresión; saber que no soy el único que se encuentra disgustado, por decir lo menos, en esta sociedad mezquina y sin valores la cual nos ha tocado vivir o más bien sobrevivir. Posterior y paradójicamente -dado que considero su blog como el desarrollo argumentado de los aspectos más negativos de nuestro inconsciente colectivo- experimenté tranquilidad; por momentos llegué a cuestionar mi propia auto crítica al pensar que era yo una persona disfuncional y asocial incapaz de vivir y disfrutar tranquilamente, como aparentemente lo hace el resto de nuestros semejantes.
    Este blog, afortunadamente, me ha demostrado todo lo contrario. Es normal y adecuado intentar vivir en una sociedad gobernada por el contrato social y en la cual mis derechos terminen donde comienzan los suyos. Lamentablemente no todos ven las cosas de este modo…

    La anterior introducción buscó contextualizar mi comentario dentro del ambiente más constructivo y respetuoso posible. Aún cuando comparto coincidencias con el fondo y las ideas en general expuestas en este artículo, me encuentro en total desacuerdo con la asociación directa entre VPI (entiendo a plenitud el concepto) y la división sistemática y organizada de la realidad en valores contrapuestos y excluyentes basados en ideas morales, ideológicas, éticas, etc. Lo que usted denomina “blanco y negro”.
    Dada la forma que en está expuesta la idea en el artículo es muy fácil para el lector, y pareciera ser la intención del autor, inferir que cualquier persona que valore la realidad en forma discreta en blancos y negros es con seguridad un VPI; o por el contrario, que valorar la realidad en blancos y negros es una “cualidad” de los VPIs. Lamentablemente considero que esta apreciación/afirmación no puede ser correcta. De hecho, ella en sí misma es una apreciación “blanco y negro” de la forma de razonar y actuar de los individuos. En líneas generales valdría la pena preguntarse entonces si sólo existen dos tipos de individuos: los VPIs (blancos) y los No VPIs (negros) -Ojo: no hay ninguna connotación racista ni cualitativa en la asociación de términos-. Si la respuesta es afirmativa sería una demostración recursiva de mi punto de vista ya que considero que el autor del blog no es, para nada, un VPI.
    Si bien es cierto que existe la idea, comúnmente aceptada, de que la vida está llena de grises, hay cosas en las cuales no pueden haber grises. No pueden haber grisis entre ladrones o no ladrones, aquí no es un tema de buen ladrón o mal ladrón, eso no estaría en discusión; el tema sería la cantidad robada o las razones que “impulsaron” al robo (sin que ellas eximan la culpa). No pueden haber grises en los dogmas de fe, en la inteligencia, en el amor, en la traición. Todas estas disciplinas son catalogadas por la gran mayoría de las personas en blancos y negros. Son sólo un ejemplo.
    Con respecto a la política, desde luego que en la política hay grises, es parte de su naturaleza. Sin embargo estos grises en realidad no son propios de la política, son heredados de los protagonistas de la política. Podríamos decir: “no todo lo que hace el gobierno X es malo”… podría ser un gris para alguien contrario a las ideas del gobierno X. Sin embargo, si el gobierno X está formado por incapaces, ineptos, ladrones, asesinos, etc. (todos confesos y en algunos casos convictos) sería difícil, por lo menos para mi, valorar las obras positivas del gobierno X. No por el hecho de no valorarlas, más bien por considerar que en una maniobra muy siniestra, propia y consciente de estos personajes. Desarrollan estas obras positivas para apalancarse sobre ellas justificando todas las negativas (por lo general la mayoria) y mantener una apariencia generalizada de buena gestión… todo con el fin de mantenerse en el poder, haciendo un gran daño real a la sociedad. En otras palabras, por medio de estas “obras positivas” fraguan un engaño… NO pueden haber grises en los engaños. Desde luego, el desarrollo anterior está circunscrito en nuestra muy particular situación política y social… como de la misma forma lo está el artículo original.

    Conclusión, considero que no toda persona que vea la realidad (política o general) en blanco y negro es necesariamente un VPI. Tampoco, no todo VPI esquematiza/divide/organiza su realidad en blanco y negro. Esta generalización no puede ser correcta.

    Muchos saludos y gracias!

    1. Fe de erratas:
      Donde dice: “No pueden haber grisis entre”
      Debe decir: “No pueden haber grises entre”

      Donde dice: “(por lo general la mayoria)”
      Debe decir: “(por lo general la mayoría)”

      Donde dice: “estos personajes. Desarrollan estas”
      Debe decir: “estos personajes, desarrollan estas”

  2. Marc:

    Aprecio mucho tu visita y tu comentario además del hecho de saber que este blog pueda ser recomendado.

    Entiendo hasta cierto punto lo que planteas pero yo diría que, para aclarar, no todo el que piensa en un mundo blanco y negro sin grises es un VPI pero el VPI sí se caracteriza por dividir el mundo entre él y él (o ella y ella), es decir, una de las premisas principales de su conducta es que el VPI se olvida de que los demás existen…a menos que le convenga que existan para demostrar su superioridad sobre ellos. Entonces, para el VPI, encontrar posiciones contrarias a la suya es indicio de “intentos de igualación” lo cual difícilmente acepta.

    No juzgo la apreciación o el pensamiento político como tal, dentro del cual caben todas las posiciones posibles sin que por ello necesariamente quienes las tengan sean VPI por esto o aquello. Lo que reseño es la actitud del VPI en general (no sus ideas) al encontrarse con alguien que piense diferente y lo manifieste. Generalmente en discusiones o confrontaciones si no la gana, la empata, y si no la gana ni la empata, entonces arrebata.

    Una persona que acepte sanamente la diferencia de criterios, incluso en temas políticos o religiosos (los más álgidos), difícilmente califica de VPI, pues con ello admite una igualdad de nivel con la otra persona así como la posibilidad de estar errado o desinformado (y un VPI nunca está por debajo y si lo hace es a regañadientes y resentido)

    Es cierto, en temas absolutos no hay grises, como el ejemplo que colocas del ladrón, pero para el VPI el criterio de temas absolutos no necesariamente es el mismo que el de una persona No VPI, es decir, sana.

    Por ejemplo, se supone que es un hecho absoluto que cruzar fuera del rayado peatonal con un niño no es que es medio malo o medio bueno: es terrible. Pero para el VPI en general ESA es una conducta de lo más normal y aceptable en pro de su apuro y su tiempo (el cual importa más que cualquier cosa) y así los ejemplos abundan.

    Muchos saludos y de nuevo gracias por compartir tu opinión

    Seguimos en intercambio

    Davidache

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s