charcut1

Ayer a las 7 pm de la noche quise comprar un cuarto de kilo de queso parmesano para que mi esposa preparara una pasta. Me encontraba en Chacao tomando un café en una panadería cuando ella me avisó que comprara dicho queso. Al recibir el mensajito volteé y descubrí que la panadería también tenía charcutería y de hecho divisé el trozo grande del parmesano.

Me acerqué al típico mostrador de vidrio y asumí la típica pose de cliente en espera apoyando una mano en el vidrio y mirando todo lo que exhibían allí. Luego de un buen rato durante el cual ninguno de los empleados de la tienda me hizo caso, una muchacha que estaba limpiando el piso me dijo “no señor, no estamos despachando, el charcutero se fue”…entonces pasé al lado del encargado de la tienda en la Caja diciendo en voz alta “bueno, si no me quieren vender aquí todo lo que voy a comprar lo compro en otro lado, no hay problema”… Y nada pasó, nadie hizo caso. La panadería/charcutería no necesitaba mi dinero, es una tienda que no sufre de esa cacareada crisis económica. Los felicito.

Fui a un pequeño supermercado más adelante en donde sólo estaba atendiendo un muchacho dotado de una lentitud abismal. Una clienta con audífonos y blackberry le pedía entre dientes lo que quería a una lentitud todavía más profunda y con un tono hosco de “mujer arrecha” el cual más bien demuestra su repelencia personal. Casi 20 minutos después el muchacho me preguntó que quería y le dije “Dame por favor ¼ de kilo de queso parmesano rallado”…y el empleado me contestó “No señor, el rallo está dañado…

 “Otra tienda con superávit de dinero” pensé y tuve que llevarme mi queso completo para rallarlo en casa.

La patología del VPI en nuestro país encuentra en la atención al cliente (sea despachando, de servicio público, de cajero, de recepcionista, de atención telefónica, etcétera) uno de los terrenos más fértiles para manifestarse.

Lamentablemente uno de los símbolos de nuestra sociedad es “La Mala Atención” y eso es gracias al montón de VPI quienes detrás de mostradores, escritorios o teléfonos, tratan mal al público, al cliente o al paciente e inflan de esa manera su ego enfermo de inseguridades.

Esa enfermedad, como ya he escrito antes, no les permite reconocer ni siquiera que su conducta es perjudicial para ellos mismos, como el caso de estas tiendas las cuales abren ¡para no vender! Asombroso.

Anuncios

4 comentarios sobre “Atención al cliente:

  1. Una vez más, estoy gratamente sorprendida con tu blog. Me encanta como sacas a relucir esos casos tan propios de la vida diaria venezolana que, por pasar en repetidísimas ocasiones, a veces ignoramos. ¡Excelente! Tienes una nueva fanática de tus pensamientos.

    ¡Saludos!

  2. Una observación: el queso se “ralla”, no se “raya”. “Rallar” es un verbo que viene del latín “radere”. El objeto con el cual se ralla el queso es el rallo o rallador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s