qui

En esta sociedad en la cual abundan los VPI de todo tipo, color, extracción social y profesión, uno no puede menos que ponerse de punta de nervios cuando se encuentra a estos personajes trabajando con la salud.

Me explico. Hace unos meses mi esposa dio a luz a nuestro primer hijo en la Clínica Ávila ubicada en La Castellana en Caracas. Lamentablemente no pudo dar a luz en forma natural así que tuvieron que practicarle cesárea. Para ello le colocaron la anestesia llamada epidural la cual se pone hundiendo una aguja en toda la médula espinal a través de la columna en la espalda. Algo sumamente delicado. Mi esposa en ese mismo momento indicó que el dolor era excesivo (y hay que ver que mi esposa es bien resistente con los dolores), sin embargo, no le hicieron caso y toda la operación procedió. La anestesista fue la Dra. Sonia Parra y la gineco-obstetra que atendió el embarazo y el parto es la Dra. Norma Cerviño.

Luego de los dos días de recuperación cuando retornamos a casa, mi esposa comenzó a sentir unos dolores sumamente agudos en la parte baja de la espalda y en las piernas y de hecho las piernas se le durmieron dolorosamente lo cual le impidió brindar las primeras atenciones al bebé e incluso amamantarlo (pues el intenso dolor no le permitía sentarse y mucho menos sostener el peso del recién nacido)

La “brillante” actuación de estas profesionales de la medicina comenzó cuando, una vez que le reportamos la situación de inmovilidad dolorosa de mi esposa a la Dra. Cerviño, esta solamente se limitó a darnos el número del teléfono móvil de la Dra. Parra, y cuando finalmente, luego de varios intentos, logramos contactar por teléfono a esta última, solamente dedicó unos minutos a preguntar los síntomas y a recomendar unas pastillas, supositorios calmantes e inyecciones. De allí en adelante nunca recibimos llamada alguna ni de la Dra. Parra ni de la Dra. Cerviño para conocer el avance del tratamiento. Al principio las llamábamos nosotros y entonces sólo se dedicaban a repetir la misma receta, pero luego ya dejaron de atender y en ningún momento asumieron la responsabilidad con la paciente recién parida, por haberla lesionado con la colocación de la anestesia ni le importaron las consecuencias de la paralización de la madre en los primeros momentos en el mundo del bebé.

Al sol de hoy todavía mi esposa tiene adormecidos algunos puntos en las plantas de los pies. Ni la Dra. Cerviño ni la Dra. Parra han mostrado interés en el destino de su paciente ni de su bebé. Hicimos llegar comunicaciones escritas describiendo la situación y exigiendo responsabilidad a la Junta Directiva de la Clínica El Ávila (clínica privada) y también enviamos una copia al Colegio de Médicos. De nadie hemos recibido respuesta.

Tal como dice una persona amiga, en nuestro país la medicina es mala y cara y si además está dominada por VPI como estas doctoras y sus jefes pues la verdad es que la cosa se vuelve altamente preocupante.

Anuncios

8 comentarios sobre “Médicos VPI

  1. HOLA PRECISAMENTE UNA AMIGA DE RECOMENDO TANTO A NORMA CERVIÑO COMO A LA CLINICA EL AVILA…..NO TENGO HIJOS AUN Y TU EXPOSICION ME DA PANICO (Y SOY NERVIOSA) QUE ME RECOMIENDAS????? QUE TAL LA DRA NORMA??????

  2. Lucía: Para hacer honor a la verdad completa, en todos los controles antes y durante el embarazo de mi esposa, la Dra. Cerviño fue muy agradable y amable con nosotros, controló bien todos los detalles y nos fue guiando muy bien a través de todo el proceso. Mi esposa estuvo siempre muy cómoda con ella.

    Al final la Dra. no presionó en ningún momento para operar sino que dejó a la decisión de mi esposa si quería tener su bebé en forma natural o no, ya que todas las condiciones lo permitían (es decir no se comportó como doctora “echadora de cuchillo”)

    La operación de cesárea fue limpia y rápida. La cicatriz es mínima y no representó demasiada molestia (el dolor por la punción en el nervio superó todos los demás dolores). Manipuló al recién nacido para sacarlo sin ningún tipo de trauma y lo bueno es que en la Clínica Ávila el papá puede (casi que lo obligan a eso de buenas maneras) estar presente en el momento del nacimiento con su cámara y todo.

    Lo malo fue su conducta de digamos, indiferencia, ante el hecho concreto de tener a una paciente recién parida con una importante lesión a nivel de médula espinal, lo cual ha podido representar parálisis o lesiones mayores sin contar además con el efecto inmediato que produjo impidiendo la lactancia del niño.

    Nosotros nos concentramos en atender al bebé y atender a mi esposa y la verdad no nos dispusimos a ir a pelear a la clínica para que asumieran su responsabilidad por mi esposa ya que en esos momentos uno lo que quiere es empezar a disfrutar su bebé y alejarse del ambiente de clínica. En eso pecamos, al no ser firmes en exigir que mi esposa fuera atendida hasta revertir el efecto de la lesión aunque esto significara alejarla un poco del niño en los primeros días.

    Nos limitamos unos meses después a enviar las comunicaciones escritas que nunca nos respondieron.

    Mi recomendación es hablar muy claro sobre las posibilidades de lesión por anestesia (que no deben ser altas) con la Dra. y conocer quien va a ser el o la anestesista durante la operación, estableciendo de una vez claramente cualquier responsabilidad posterior por parte de la clínica en caso de ser necesario. El dolor paralizante de mi esposa comenzó luego de que le quitaron todos los calmantes para salir de la clínica así que quizá es bueno retirar los calmantes algunas horas antes de abandonar la clínica por si se presenta un dolor mayor al que normalmente se espera por la cesárea, tal como le sucedió a mi esposa.

    En resumen, salvo por el detalle de la lesión y la indiferencia al final, todo el proceso fue excelente. Igualmente yo recomendaría a la Dra. Cerviño pero hablando claramente con ella de responsabilidades en caso de complicaciones posteriores por anestesia o cualquier otro detalle suministrado por la clínica.

    Puedes utilizar este caso que describo como ejemplo.

    Me decidí a escribir este post en este blog debido justamente a esa indiferencia ante el caso de mi esposa y a la negación por parte de la clínica a asumir responsabilidad alguna por un paciente lesionado por ellos mismos.

    No decidimos entablar demanda alguna contra la clínica o contra las Dras. Norma Cerviño y Sonia Parra pero si hacemos la denuncia pública para que cómo pacientes y clientes estemos alerta y tratemos de dejar siempre todo claro con antelación superando nuestros nervios o nuestra “novatería” con nuestros médicos cuando dejamos en sus manos nuestra salud y la de los nuestros.

    Gracias por tu visita y por compartir tu inquietud

    Saludos

    Davidache

  3. Hola amigo como sigue su Sra. es lamentable lo que cuentas puedo entender que ocurran complicaciones, lo que no puedo atender es la falta de atención es realmente lamentable. Saludos

  4. Guillermo:

    Mi esposa se recuperó casi completamente. Luego de que los dolores agudos fueron remitiendo vinieron los hormigueos en zona cervical, piernas y pies que eran tan intensos que no podía caminar cuando le daban.

    Hoy en día (casi 10 meses después) ya no tiene dolores ni hormigueos pero le quedan todavía algunos puntos sin sensibilidad en la planta de los pies

    Saludos y gracias por tu visita y por comentar

  5. Amigo:
    Lo que describes que le ocurrió a tu esposa es lamentable, aunque afortunadamente no dejó secuela funcional alguna ni de otro tipo, la recuperación ha sido lenta pero bastante satisfactoria. En un procedimiento como es la peridural para una cesarea estas cosas pueden presentase, de hecho en los Estados Unidos te obligan a firmar un consentimiento informado en el cual tú declaras que estás en conocimiento de que estas cosas pueden ocurrir, de esta manera no puedes demandar al médico por no haberte informado de la posibilidad de alguna secuela, la cual no necesariamente representa malapraxis. Quizá lo cuestionable de todo esto es que la Doctora no te lo haya explicado previamente y no haya estado presente para saber de la evolución de tu esposa. La medicina no garantiza resultados, al igual que los abogados no garantizan ganar un caso. Si no te sientes satisfecho con la atención puedes poner una denuncia contra la Doctora en el Comité de ética médica o puedes denunciar en la fiscalía a la Doctora, lo más probable es que sea desechada tu denuncia porque se trata de un caso de lesiones mínimas o nulas. Ruego que tu señora se termine de recuperar y todo esto no sea más que un mal recuerdo.

  6. Servando:

    Efectivamente, el tema mas alla de los riesgos implicitos hasta en las operaciones mas pequeñas, se refiere a la falta de atencion, rayando en la total indiferencia, una vez reportada la lesion.

    Hace unas semanas recibimos una llamada de la Sociedad Venezolana de Anestesiologos invitandonos a participar en una de sus Juntas para exponer nuestro caso, no sabemos si a raiz de este articulo o debido a las cartas enviadas a las diversas representaciones medicas. Proximamente esperamos efectivamente hacer la exposicion y aunque al final lo rechacen al menos que quede evidente, registrada y publicada la denuncia contra ese tipo de conducta medica para con sus pacientes.

    Gracias por tu comentario y visita. Seguimos en intercambio!

  7. No entiendo porque en ningún momento colocas tu nombre y datos donde puedan contactarte, en un comentario firmas con un seudónimo “Davidache”, creo que para tener un poco de credibilidad en las acusaciones y/o señalamientos que haces es necesario tener los nombres de todas las partes involucradas.

    Espero que tus cosas estén mejor, especialmente tu esposa y tu bebe.

    Saludos,

    Marco Antonio.

    p.d. la Dra. Norma esta viendo a mi esposa en su control prenatal y buscando sus datos fue que llegue a este blog.

  8. Marco Antonio:

    Muchas gracias por tu visita y comentario

    No dejas de tener razón en lo que indicas, sin embargo, el uso del seudónimo Davidache lo hago desde el inicio de esta página y no solamente para esta denuncia pública en forma de artículo.

    El anonimato es relativo pues se conoce ampliamente entre los que intercambian con frecuencia con esta página quien es su autor. En caso de que requieras mis datos completos y el de mi esposa con gusto te los suministro por vía correo electrónico. El mio es davidache2005@hotmail.com

    La credibilidad de la denuncia no se minimiza por no colocar mi nombre completo en ella, esa es tu opinión, su validez es completa por cuanto se trata de un testimonio vivido y sufrido en carne propia y para el cual todavía estamos procurando exponer todos sus detalles ante la Junta Médica.

    No pongo en tela de juicio la capacidad profesional de la Dra. Cerviño o la Dra. Parra, sólo denuncio lo que sucedió luego de la cesárea una vez que estas doctoras estuvieron en completo conocimiento de la lesión que estaba sufriendo mi esposa. Eso lo expongo con detalle en el artículo.

    Que les vaya muy bien en todo su embarazo y parto. La Dra. Norma es muy buena en todo el proceso y mi recomendación es hablar claro con ella sobre los riesgos y responsabilidades implícitas, puedes tomar con confianza el caso de mi esposa como referencia. No sé si serás primerizo pero cuando uno lo es le tiene como cierto miedo y reverencia a los médicos. Trata de superarlo y sin ser irrespetuoso hacer valer tu derecho a explicar todas tus dudas, aclarar todos tus miedos y dejar bien sentado las acciones a tomar y responsabilidades en caso de alguna complicación por mínima que sea que Dios quiera ni de lejos les pase a ustedes.

    Seguimos intercambiando con gusto

    Muchos saludos

    David Herrera (Davidache)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s