insultos21

Este domingo 15 de febrero de 2009 terminó una nueva “contienda” electoral en Venezuela, en esta ocasión un referéndum para aprobar o reprobar una enmienda a algunos artículos de la constitución.

Más allá de los resultados de este nuevo proceso de votación o del tipo de campaña política realizada, luego de que se conoció la opción vencedora salieron a relucir preocupantes muestras de complejos de inferioridad, de auto agresión como colectivo país y de transferencias casi patológicas de responsabilidades hacia terceros.

Se leen en Nicks del Messenger y de redes sociales como el Facebook así como en comentarios de blogs, referencias agresivas a nosotros mismos como “un país de ignorantes” o al porcentaje de personas que se abstuvieron de votar como “culpables” silenciosos de la derrota electoral.

Esto es un reflejo de la inclinación pasiva de buena parte de los habitantes de este país a ser llevados a una confrontación virulenta por una propuesta para demostrar lo arrecho que son así como su superioridad intelectual.

Llamarse a si mismos “país de ignorantes” al enfrentarse a un resultado adverso en un evento electoral es un síntoma alarmante de la problemática de auto estima que caracteriza a los venezolanos. Somos un pueblo pronto a minimizarse, a no reconocer sus logros y a desplazarse a complejos de inferioridad colectivos basados más en supuestos que en ciertos.

Una buena parte de los que llaman “ignorantes” al que piensa distinto son VPI que, al igual que esos “ignorantes”, violan leyes, botan basura, se comen semáforos y se burlan del diferente…pero los ignorantes resulta que “son los otros”…la culpa es del otro (recuerden que para el VPI los demás no existen a menos que los necesiten para demostrar su superioridad ante ellos)

Lo mismo ocurre con los abstencionistas. Ante la frustración de no ganar, que es lógica en los humanos, se recurre a una nueva huída de la propia responsabilidad o de las propias causas de la derrota y se culpabiliza a “quien no participó”, sin reparar que en ese conjunto de personas que no votó una parte lo haría por una opción pero la otra lo haría por la otra y su distribución porcentual podría ser la misma que la del universo de los que si votaron.

Pero para el VPI esos análisis demasiado detallados de resultados no son sino una pérdida de tiempo. Es más fácil llamarse “ser superior” y echarle la culpa a los demás mientras se circula a altísima velocidad por el hombrillo de la autopista sin usar cinturón de seguridad y se le tira el carro a alguien que quiera cambiar de canal.

Somos todos iguales y compartimos una incultura de convivencia y de aceptación que debería ser primero reconocida para comenzar a ser tratada y sanada sin distingos políticos.

Anuncios

Un comentario sobre “Los VPI y los resultados electorales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s