VPI y los fuegos artificiales (explosivos):

uniob031

En medio de las fiestas navideñas los VPI encuentran un espacio ideal para exponer sus conductas patológicas gracias a una actividad que les permite al mismo tiempo: molestar a un montón de personas a la vez, hacerlo en forma anónima y dejar libre sus instintos antisociales. Se trata del lanzamiento de cohetes, fosforitos, petardos, triquitraques o como quiera que ahora se llaman los fuegos artificiales explosivos más poderosos.

Ojo, no me refiero al lanzamiento de cohetes en el momento preciso de la celebración, es decir el 24 de diciembre o el 31 de diciembre a la medianoche y por espacio quizá hasta de una hora de duración, sino a aquellos lanzamientos indiscriminados de explosivos que comienzan a hacer estos VPI desadaptados un buen rato después de que ha bajado la alharaca de la celebración y todo el mundo se comienza a acostar a dormir o a hablar tranquilamente a bajo volumen.

Usted ha dormido a su bebé, se está tomando una última copa de vino o disfruta de la tranquilidad de la madrugada navideña o de año nuevo cuando de pronto revienta un cohete lanzado por alguno de estos (no dudo de usar el adjetivo) mal nacido, a las 3 am, a las 4 am, a las 6 am, a las 10 am… En el momento menos esperado explota el fosforito como si fuera un cañonazo cuando más nadie está lanzando cohetes y por supuesto el sobresalto es tremendo.

Esta es la actitud de antisociales indudablemente y roza intermitentemente entre el vandalismo y el terrorismo. El VPI en medio de su patología conductual disfruta de sobresaltar a todo el mundo demostrando su “poder” de fuego y ruido queriendo mantener a todo el mundo despierto porque “si él está despierto todo el mundo también tiene que estarlo”.

Es una patología seria que luego se traduce en la agresividad en los carros y lugares públicos que muchas veces hemos reseñado aquí con el agravante de que está protegido por el anonimato.

Ojalá este nuevo año 2009, en el cual les deseo muchas cosas excelentes a mis amigos lectores, escritores y comentaristas, comience el proceso de sanación de los enfermos VPI que tanto contaminan nuestra sociedad.

 

Imagen de Fotosearch

Anuncios

3 comentarios el “VPI y los fuegos artificiales (explosivos):

  1. Angie dice:

    Ciertamente, muchos de los casos que describes acá ocurren con más frecuencia de la que quisiéramos. Hace poco lanzaron algún fuego artificial en mi edificio y lograron colarlo en el pasillo de mi piso. Si no lo hubiese pateado con rápidos reflejos, a lo mejor me hubiese volado la pierna. Pero eso no le importa al que lo lanzó, ni a los que pasaron horas lanzando estos artefactos al jardín, pudiendo causar un incendio.

    Llamese falta de ciudadania, completo estado de barbarie, viveza criolla o pérdida de la noción de que el que nos rodea también es un ser humano con derechos.

    Como recomendación sobre el post, te recomendaría que, ya que haces referencia constante a los VPI y la explicación de las siglas está en el primer post del blog, sería útil o bien enlazar el primer VPI del artículo a ese post, o colocar en la columna lateral una breve definición, para que no se pierdan los nuevos visitantes que caigan en un post reciente.

    Saludos

  2. elamargado dice:

    Angie: Muchas gracias por tu sugerencia! no lo había pensado. Ya voy a incluir esa información.

    El tema del abuso con los fuegos artificiales llega al extremo de que entonces si les reclamas que el cohete que acaban de lanzar casi te estalla en una oreja o casi incendia todos los carros del estacionamiento o dejaron sordo a media urbanización entonces (como buenos VPI) se te ponen bravos y pueden llegar incluso a agredirte. Es algo en verdad asombroso.

    Muchos saludos!

  3. Darío dice:

    Ante todo un saludo!

    Tristemente debo admitir que soy del tipo que le gusta lanzar un martillito o un cohetón cuando nadie se lo espera, a mediados de año perfecto, en el centro de Caracas ni hablar, siempre tomando la precaución (si es que se puede) que sólo provoque un susto.

    También debo admitir que me dio demasiada risa leer este post, no lo puedo evitar me gustan este tipo de maldades.

    Un fuerte abrazo!

    Tremendo blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s