fontur-flota

Esta anécdota en Caracas en verdad es espeluznante y me sucedió este jueves 6 de noviembre de 2008.

Me acerqué a la estación del Metro de Altamira para ir hasta la estación de La California (mi destino era el Unicentro El Marqués) y una vez allí observé el mismo triste espectáculo que ahora este sistema de transporte repite con una frecuencia casi interdiaria: el andén estaba repleto de personas porque había “retraso” en los trenes. El presidente del Metro declaró que esos fallos son “normales” en cualquier sistema y creo que habría que corregirlo, esos fallos son normales en cualquier sistema que este Deteriorado y Descuidado. ¿Quién explica esos atrasos que ocurren al menos 3 o 4 veces por semana en las horas pico?

Gracias al nuevo atraso subterráneo subí a la superficie a ver si tomaba un taxi. Al fin y al cabo el trayecto es corto. Mientras caminaba por la acera un autobús corto, modelo Mercedes Benz, de la línea de Transporte Presidente Medina, C.A., Placas 08AA2FA, se detuvo en una parada muy cercana y el Cobrador (esa persona que suelen usar los conductores de autobuses para reclutar pasajeros y cobrar) gritó: “El Llanito, Petare, Los Dos Caminos, Los Ruices, Unicentro El Marqués”. Me servía, así que viendo que no había mucha cola me monté y allí comenzó el calvario.

Además del Cobrador estaba el Conductor quien por supuesto manejó lanzándole el autobús a cuanto carro se le cruzó en el camino y una señora a quien llamaré la “Mamá de los niños” quien tenía tres niños (dos niños y una niña) de edad preescolar sentados justo al lado del conductor, en donde está esa tapa grande en donde normalmente colocan el dinero, de espaldas al vidrio, sin protección, sin cinturón de seguridad.

Lo primero fue que en un semáforo otro autobús casi chocó el nuestro (lleno de pasajeros) así que entonces entre los tres: Conductor, Cobrador y Chofer, decidieron perseguirlo para reclamarle. La Mamá de los niños dijo “si ese gue….n me tumba a los niños me los va a pagar completos”. Y pensé: “¿Y quien le cobrará a esta señora su imprudencia y su mal ejemplo diciendo tamañas groserías delante de sus niños?”

Persiguieron al otro autobús y se le cruzaron por delante buscando algún roce. Por alguna razón el otro conductor no era quien pensaban así que se quedaron tranquilos. Esto sucedió frente a la estación del Metro de Miranda (antes Parque del Este) sobre la Avenida Francisco de Miranda.

A los pocos metros la cola de carros estaba bastante densa y ellos decidieron “agarrar por la Rómulo Gallegos” (la avenida paralela) para lo cual el Cobrador se bajó, detuvo a los carros que venían y el Conductor maniobró para montarse en la isla ilegalmente casi haciendo chocar a los carros que venían en dirección contraria y trancando más aún la vía. Dentro del autobús varias personas reclamaron y una de ellas, una señora, dijo: “le debería caer una multa por abusador”

Otra señora se bajó indignada y el Conductor y el Cobrador hablando a gritos (como hablaron casi todo el camino) la trataron de convencer de que no se bajara, de que más adelante volverían a retomar la misma avenida. La señora se bajó igualmente y estos por supuesto entonces se dedicaron a insultarla con groserías de todo tipo (los niños entretanto escuchando y viendo todo). En eso el Conductor gritó: “¡Vamos a ver quien fue la que dijo que me pusieran una multa, porque aquí mismo se me baja!”….esperó unos segundos y dijo “¡Ajá!, yo sabía” y siguió sintiéndose el ser más arrecho del mundo por haber amedrentado a unas señoras luego de haber cometido una infracción particularmente estúpida y peligrosa. Los otros dos le rieron la gracia.

El Conductor siguió manejando peligrosamente. Insultando a quien se le atravesara o tardara mucho en moverse. Accionando constantemente esa corneta (que debería estar prohibida por la ley) que ahora tienen casi todos los autobuses y camioneticas que taladran el oído de todo el mundo. Sus decibeles están fuera de los rangos permitidos.

Los niños jugaban entre la puerta del autobús y la tapa. El Conductor montó en una de esas a la niña en sus piernas (ilegal y peligrosísimo) y luego celebró el haber cometido la barbaridad de saltar la isla con el autobús viendo como los carros que no habían cometido la misma infracción iban quedando más atrás en la otra avenida.

La última “gracia” ocurrió cuando se montaron varios estudiantes de nivel de bachillerato en el autobús. Desde que se montaron tanto el Conductor como el Cobrador los miraron con agresividad. Uno de los estudiantes (que también se las traen cuando se comportan en forma antisocial) se montó con un cigarro en la mano y entonces el Cobrador le gritó que lo apagara. El estudiante se negó y sus compañeros dijeron “bueno, entonces vamos a bajarnos”. El autobús había avanzado apenas unos 50 metros pero igual el Conductor y el Cobrador detuvieron el autobús y se pusieron en forma amenazante en la puerta para exigirles pago a los estudiantes. Una de las muchachas estudiantes le reclamó al Cobrador porque luego de haber pagado no la quería dejar bajar y le dijo “Si eres estúpido…” a lo cual la Mamá de los niños se paró y le gritó por la ventanilla “Estúpida será el C…de tu M…” y los niños escuchando y viendo todo, incluso las groserías de grueso calibre y la agresividad de su propia madre. Ejemplo excelente para esa nueva generación.

Los estudiantes se bajaron y como había cola entonces seguían caminando casi paralelo al autobús, el Conductor le dijo al Cobrador “Mosca ahí si esos chamos agarran una botella o lanzan algo”, acto seguido le pasó un tubo de acero al Cobrador diciendo “cualquier cosa les das pero bien duro” y el Cobrador “tranquilo que les doy con todo. Yo si le tengo arrechera a los estudiantes…”. Pensé “me imagino que este amigo, por su conducta, nunca debe haber sido estudiante de nada…”
Me bajé aturdido y preparé mi cámara para fotografiar el autobús y su placa a modo de evidencia gráfica cuando se pararan en un semáforo, evitando que me viera alguno de los tres, no fuera ser cosa de que me vinieran a pegar tubazos, pero el autobús no se detuvo con la luz roja y el taxi que venía detrás tampoco quería frenar así que, entre reclamarle que frenara y evitar las motos que pasaban a toda velocidad, perdí la oportunidad de la foto.

¿Será que con los datos alguien podrá aunque sea aplicarle una sanción a este trío de irresponsables antisociales, VPI hasta la médula?

En los próximos Post vamos a analizar cada uno de estos VPI y sus conductas.

Anuncios

7 comentarios sobre “Anécdota espeluznante con VPI’s en un autobús de Caracas

  1. Hola que tal como estas, me parece realmente lamentable lo que sucedio pues han podido ocacionar una tragedia, consegui este blog por pura casualidad y pues llegue a este tema y lo lei todo, casualmente tengo un conocido dentro de la junta administrativa de la asociacion presidente Medina. Me preguntaba si al menos tienes el numero de placa y la descripcion de los tres sujetos pues opino que esto debe ser penalizado. Puedes contactarme desde mi blog, http://www.raz-world.blogspot.com

    Un saludo, y pues tambien estas cordialmente invitado a que pases con frecuencia en mi blog y dejes comentarios.

  2. RAZ: Gracias por tu visita, interés e invitación. Ya estaré recorriendo tu blog. Los datos te los enviaré por correo electrónico. Muchos saludos!

    Martha: jejeje, seguro que ya son Vpisitos los niños, víctimas de esa insólita conducta del VPI adulto, peor cuando es delante de sus hijos. Te cuento que en medio de la conversación la Mamá de los Niños dijo que la niñita le había dicho esa tarde “Estúpida” y que ella (la mamá) se sorprendió y le pegó, suave, pero le pegó…¿acaso debería estar sorprendida porque su propia hija le diriga un insulto de ese tipo?…resultados inmediatos, y con los niños de hoy en día mucho más!

    Seguimos escribiéndonos

  3. Lo dicho y lo visto, los camioneteros no son gente, les dejo el infierno rodante, y si tienen chance, hagan lo que yo, lo imprimen y cada vez que se monten en una camioneta, después del pasaje se lo dan al chofer, mientras mas seamos, mejor, enseñemos a esa gente a no ser VPI

    El Infierno Rodante
    Para Usted Sr. Chofer, de parte del Maestro Aquiles Nazoa…

    Un crujiente montón
    de abollado latón
    que vomita, al pasar, sobre el viandante
    un humo turbio, fétido, asfixiante.
    Unos asientos hechos
    al máximo de estrechos
    provistos de una especie de bojotes
    sucios, rotos, más duros que Monote
    y en los que viaja usted casi en cuclillas
    sin saber como hacer con las rodillas.
    y esto si no le toca ir parado,
    besándole el cogote al que va al lado
    Un timbre que no suena
    porque tiene la cuerda reventada,
    y un chofer que no atiende o se envenena
    si se le pide a voces la parada.
    Unas descalabradas ventanillas
    con el vidrio atascado o vuelto astillas;
    una lamina entera despegada
    que causa, en un frenazo, una cortada;
    un piso con los hierros levantados
    hundiéndose en los pies de los parados,
    y unas costras oscuras en el piso
    que parecen casabe untado con guiso.
    Una puerta de atrás que no funciona
    cuando se va a bajar una persona,
    o que funciona tan violentamente
    que, de darle donde es, mata a una gente
    y sobre todo esto, una hedentina
    tan fuerte y tan tenaz a gasolina
    que, sin echarse un palo, hasta el más macho
    si hace el viaje hasta el fin, llega borracho.
    Este infernal suplicio,
    digno de Adolfo Hitler y su corte
    se llama aquí “SERVICIO PÚBLICO DE TRANSPORTE”

    Y de mi parte….
    Sin contar de una música estridente,
    Que le hace rechinar hasta los dientes…

    PASE FELIZ DÍA SEÑOR CHOFER,
    ESPERO QUE SE RÍA CON ESTE PAPEL

  4. “Si tomás y manejás, matás”

    Señor director
    Les enviamos esta carta para ver si les interesaría ayudarnos en realizar calcomanías que digan: “Si tomás y manejás, matás”. La idea es que en las calcomanías aparezca el nombre o logo de su empresa como medio de propaganda y para mostrar que realmente se interesan por la seguridad de sus clientes y el pais. El lunes 10 de Noviembre el diario Clarín publicó una carta que escribí para pedir ayuda a las empresas. Dice así:
    “Estamos cansados de escuchar una tragedia tras otra por el tema del alcohol en el manejo. Me enorgullece saber que mis amigas y yo, de 17 años, queremos hacer algo al respecto.
    Uno suele escuchar expresiones como “¿por qué justo me va a pasar a mí?” Pero nos damos cuenta de que el próximo fin de semana puede llegar a ser mi turno o el de un amigo. Al no tomar alcohol antes de manejar, estás salvando tu vida y la del otro. Los jóvenes creemos que la tenemos clara y pensamos que unas cervezas de más no nos van a afectar en lo absoluto al manejar. Es hora de tomar conciencia de nuestros actos y hacer algo para contagiar a los demás.
    Necesitamos la colaboración de alguna empresa para realizar calcomanías que digan: “Si tomás y manejás, matás”. Debemos plagar los autos con estas calcomanías. No pretendo cambiar el mundo, pero siempre nos quejamos y nunca actuamos.” (http://www.clarin.com/suplementos/cartas/2008/11/10/CartasAlPais.htm#1719364)
    Muchas gracias por su consideración y espero su respuesta con ansias para comenzar a cambiar nuestro mundo.

  5. ¡¡Qué cuento más terrible!! pero te digo algo, a la gente también le gusta, a mi me pasa y me bajo, quizás les digo algo, pero ni vale la pena, lo que si, es que si veo a unos policias de tránsito se los digo ¿qué no hacen nada? bueno, pero yo si hice algo. La comunidad, las personas en general son poco solidarias y permiten este tipo de abusos.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s