¿Quien puede cambiar al VPI?

He visto por allí en el canal Vale TV un micro en donde el narrador nos invita a no “convertirnos también en conductores agresivos” recomendando que al encontrarnos con este tipo de conductores en la calle lo mejor es cederles el paso, no hacer contacto visual, no decirles nada, evitar a como dé lugar la confrontación.

Este es un consejo excelente y a la vez es perfectamente válido para ser aplicado con los VPI, es decir, “no se convierta usted en otro VPI”, evite confrontarlo o corregirlo pues la mayoría de las veces por no decir siempre, saldrá de dicho intento insultado, agredido, herido, asustado, molesto o la suma de todas las anteriores pues el VPI, óigalo bien, JAMÁS acepta tranquilamente que está cometiendo una infracción cuando se le reclama, menos aún si es en la calle y con carros o peor aún motocicletas involucradas.

Pienso que al VPI sólo lo puede corregir o “curar” de su patología agresiva dos cosas: una campaña educativa constante (junto con unas leyes y normas claras, con severos castigos y funcionarios aplicados serios y eficientes que las hagan cumplir en un sistema que funcione) o una lesión grave o la muerte.

De resto por más que reclamemos o nos fajemos con un conductor que se acaba de comer una flecha o con un motorizado que casi nos atropelle o que pretenda que nos quitemos de su vía desde 5 cuadras más atrás, ellos no van a modificar su forma de pensamiento y sus conductas estúpidas, tan peligrosas para ellos como para los demás.

Sólo unas leyes que sirvan y se hagan cumplir o un accidente grave podría hacer reaccionar la parte inteligente de estos VPI para que se dieran cuenta de sus conductas aberrantes y comenzaran a intentar controlarlas por si mismos.

Anuncios

2 comentarios el “¿Quien puede cambiar al VPI?

  1. Anele dice:

    Toda la razon mi querido Amargado, estoy ahora con mi campaña “El infierno rodante” contra los camioneteros VPI, y ya me he ganado unos cuantos insultos, pero no les hago caso y sigo con mi lucha, algun dia tienen que darse cuenta… Saludos

  2. Davidache dice:

    Querida Anele, en efecto, la esperanza es que algún día se den cuenta. Lo bueno: que sigan habiendo personas con esperanza como tu. Lo malo: el desgaste que muchas veces se sufre por querer cambiar en algo las cosas.

    Un abrazo grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s