En estos días escuchaba en un programa de TV a unos panelistas declarando las “razones” por las cuales la gente se va del país, se va de Venezuela. Según lo que dijeron allí entre las razones está  la “inestabilidad política y social” y “la inseguridad” más otras mas a las cuales les dieron menos relevancia en ese momento.

Me llamó la atención lo de la “inestabilidad” pues esa definición corresponde a un concepto muy específico el cual no me pareció que aplique en este momento en un país cuyos principales problemas no son precisamente los llamados “problemas políticos” o “inestabilidades sociales” sino los que tienen que ver con los valores, el respeto, el orden y el auto estima. Lo otro es una “crisis” escenificada cual espectáculo en los medios pro gobierno y medios pro oposición cuyas versiones generalmente no coinciden con la verdadera realidad para la bueno o para lo malo.

Muchas de esas personas que se van (por no decir la mayoría) llevan consigo esa “problemática” de la cual huyen, y me refiero por supuesto a su condición de VPI. Hay que recordar esa famosa curiosidad de como muchos de los venezolanos que emigran o hacen turismo, resulta que en el exterior cumplen todas las leyes y normas, no botan un papel en el piso, no conducen a exceso de velocidad, respetan todos las señales de tránsito…etcétera. Pero al volver aquí todo eso se les olvida y vuelven a mostrar sus conductas patológicas inexplicablemente y además vuelven a quejarse de ESTE país.

Esos “problemas” de los cuales “supuestamente” huyen los emigrantes venezolanos así como sus soluciones están en todos y cada uno de los que se van y en todos y cada uno de los que se quedan.

A un amigo extranjero que visitó el país hace poco le di un ejemplo sencillo de la conducta insólita que es cultura en el país. Él me preguntó sobre la situación política y sobre los problemas con el chavismo. En ese momento íbamos por la Cota Mil con una cola de carros que avanzaba lentamente llenando todos los canales incluyendo el hombrillo. Le dije “fíjate cual es el problema aquí, todos esos que tu ves circulando ilegamente por el hombrillo violando una ley de tránsito y de seguridad ciudadana, se quejan de la situación del país o la alaban en exceso, es decir, o están en contra o están a favor del gobierno, pero TODOS están metiéndose por el hombrillo igualándose en su incultura urbana, en su conducta estúpida. Ese es el verdadero problema que tenemos en Venezuela más allá de elecciones, políticos, revoluciones o reacciones.

Irse del país con el problema a cuestas en las maletas mentales es una decisión libre de cada quien, pero indudablemente es necesario concientizar que la solución y el cambio cultural viajan igualmente con cada uno y más que un cambio de fronteras físicas lo que hace falta es modificar las perspectivas de pensamiento y de conductas.

Anuncios

4 comentarios sobre “Dejar el país

  1. Señor Amargado:
    Le compro la mitad del boleto. Coincidimos plenamente en su desarrollo conceptual, en la contribución que la mayoría realiza (y aquí sí es verdad que no me incluyo) a continuar haciendo mal lo que ya hacemos mal, a la escasa contribución para cambios significativos que no están comprometidos a la aparición de un adalid como presidente ni de mejores alcaldes o gobernadores.

    Empero, tampoco deja de sacudirme la enorme cantidad de gente talentosa que está marchándose, que siente una rotunda desvinculación con su entorno sociopolítico o que ya ha sido demasiadas veces víctima de la violencia y la injusticia. Le escribo desde una biografía que ha despedido grandes amigos en Maiquetía y que ahora los lee en Facebook; le escribo con tres asaltos, dos arrebatones y un hurto (en un período no mayor a diez años), le escribo con decenas de balazos que escucho ya casi con normalidad en los barrios que rodean Palo Verde y aún así sigo empeñada en que las cosas pueden mejorar y que yo tengo que hacer todo cuanto esté a mi alcance para lograrlo.

    No sé quién carrizo fue el opinólogo que escuchó, pero le aseguro que el divorcio de muchos emigrantes dejó ya la histeria pro o contra el presidente, y responde a una alternativa que entrevere futuros menos hostiles.

    Un abrazo sin infracción,

  2. Naky:

    Muchas gracias por tu visita y palabras y por la compra del medio boleto jejeje.

    Te felicito por no incluirte entre los VPI sobre los cuales tanto hablo en este blog. Eso es una magnífica señal pues representa tu actuar consciente en esta sociedad generalmente inconsciente o aturdida.

    Fíjate que lo curioso para mi de ese programa es que la opinión de los panelistas, una señora que tiene una página web relacionada con el tema y un estudiante de no recuerdo cual universidad, dejó en tercer o cuarto lugar lo que para mi es (y en eso coincido contigo) la razón más determinante para dejar estas tierras: la inseguridad. Yo la pondría de primerita y luego lo demás que es mucho más discutible. Allí estamos de acuerdo.

    Sin embargo, recuerdo unos amigos que se fueron para España (yo también tengo montones de amigos afuera) quienes salieron quejándose solamente de la inseguridad …pero una vez afuera dijeron que su ida era por el tema político y ya. Punto. Se les olvidó la razón que compartieron públicamente para su ida. Y eso creo que es lo que les pasa a estos panelistas, se ocultan detrás de las razones reales de la emigración para soltar panfletología política y echarle más tierra a la opción con la que no están de acuerdo.

    En ese mismo programa decían los opinadores que, según ellos y según una encuesta que según ellos hicieron, la mayoría de los emigrados retornaría al país si “cambiaban las condiciones”.

    Allí es donde voy

    ¿Cuales condiciones?

    – Si se va Chávez…?
    – Si se va Rosales…?
    – Si eliminan los cerros…?
    – Si eliminan La Lagunita…?
    – Si la gente comienza a tener conciencia de su papel como individuo, a respetarse y reconocerse unos a otros, a concientizar su labor individual en un colectivo, a concientizar su responsabilidad en construir una sociedad sana partiendo del respeto de las leyes, del modelaje realista no negador de la propia idiosincracia, fenotipo y costumbres, de la auto estima justa, de evitar la conducta de echarle la culpa siempre a los demás en medio de un círculo vicioso que tiene siglos?

    Quien se come flechas, fuma en lugares indebidos, bota basura, irrespeta vecinos aquí y luego afuera de Venezuela se comporta como ciudadano ejemplar tiene un problema…¿o no? Debería comenzar por analizarse a si mismo para explicar por que aquí tiene una conducta y afuera otra y cuanto de eso es SU PROPIA DECISIÓN y como se puede solucionar eso en él, en los suyos, en la comunidad, en la sociedad, entre los que se van y entre los que se quedan

    Esa es la premisa principal que planteo en estos pocos posts pero es bastante difícil hacer el click para comprender que de esa persona que bota un papel ahí en la acera de enfrente sin ninguna verguenza nacen TODOS los problemas del país, desde los más pequeños hasta los fundamentales para la nación.

    Seguimos intercambiando

  3. eso no es tan del todo cierto. Comunmente el venezolano que emigra, por lo menos a los estados unidos se queda en miami. Por que? miami es como caracas, pero mucho mas grande y limpia. Se ve el mismo comportamiento VPI pero la diferencia es que no son solo VPI sino todos los latinoamericanos que llevan consigo el mismo digamosle complejo…

    Yo me fui por varias razones, el rumbo del pais va directo a un barranco, inseguridad, VPIs, y asi un sin fin. Y no me arrepiento lo unico que realmente extraño es el galon a 12 centavos de dolar… aqui se paga entre 4 y 6 dolares el galon, que son casi 4 litros de gasolina…

  4. Alguienahí: Gracias por tu comentario además desde tu propia experiencia.

    Por supuesto que no es una cosa que sea del todo cierta sino de tendencias en muchos de los que emigran. Tal como dices, en Miami se encuentran también muchos VPI quienes más bien son LPI (Latinoamericanos Propensos a cometer Infracciones), llevando ese mismo “complejo” como muy bien le llamas.

    Sean cuales sean, tus razones por irte del país son perfectamente válidas y comprensibles.

    Lo que me resulta curioso, y esto lo enlazo con el post, es que desde al menos hace más de 20 años he escuchado las mismas argumentaciones en los emigrantes (sólo cambian algunos nombres) y este país no termina de caer en ese tan temido barranco. Mientras tanto los que quedan no dejan de portarse cada vez peor con los propios y de profundizar su complejo auto impuesto y auto aceptado por su país, su cultura y sus costumbres. Problema complicado en verdad sacudirse ese complejo.

    Saludos y seguimos intercambiando!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s