Imagínese que usted como peatón se detiene delante de un semáforo peatonal que está en rojo. A su lado se colocan varias personas también. Pasan algunos carros pero de pronto hay un espacio en el que no pasa ninguno y por allá como a 200 metros vienen varios carros más y motos a cierta velocidad porque su semáforo está en verde. La gente a que está a su lado se lanza a cruzar aún con su luz en rojo teniendo varios de ellos (los que van de último) que correr al final porque el carro casi los alcanzó (porque venía más rápido de lo que creían). ¿Qué hace usted?, ¿se queda esperando su luz verde o se arroja a la calle en grupo con los demás?, si se queda en su acera esperando su luz… ¿no se siente como medio tonto por esperar teniendo oportunidad de cruzar?…¿si?, eso es la presión.

 

También ocurre si usted va en su carro y se para con el semáforo en rojo en un cruce de día o a una hora temprana de noche (por aquello de la inseguridad) y de pronto resulta que no pasan más carros por la otra vía o no viene cruzando ningún peatón por el paso de cebra, comienza entonces a sentir la presión de meterse, de comerse la luz, de darle rienda suelta a un apuro sin sentido, a eso lo ayudan los cornetazos insistentes o los gritos de los carros que van detrás para que se coma la luz o para que medio atropelle al último peatón que cruzó. Es la presión de un colectivo para convertir en VPI a quienes desean no serlo o luchan por no serlo y lo malo es que en la mayoría de los casos se cede a esa presión para no sentirse “ridículo” o para evitar los insultos de los VPI para quienes el que se comporta más o menos correctamente no es más que un pendejo.

 

Esa presión es una de las fuerzas más nocivas de nuestra sociedad y es la que produce día a día más VPI y por consiguiente reduce el nivel de vida de todos. Es esa presión la que busca reducir la opción de portarse bien y ser correcto a cambio de practicar la cultura de la quejadera por todo sin ayudar a mejorar nada, a querer ser más vivo o más arrecho que nadie en cualquier circunstancia, a pedir más de lo que se da y a infringir pequeñas o grandes normas o leyes día a día, es decir, convertirse en pequeños criminales y en pequeños corruptos que piensan que los criminales y los corruptos son solamente los malandros de barrio o los ladrones de cuello blanco y nunca les cruza por la mente la idea de que colearse o mojarle la mano a un cajero para que te ponga de primero es también corrupción.

 

Esa presión es uno de los principales factores que hay que desmontar para mejorar como individuos y como sociedad. Hay que aprender a liberarse de ella comportándose correcta y educadamente con convicción y firmeza sin dejar que al apuro estúpido o el querer ser el más vivo domine la conducta diaria y tratando de sembrar ejemplo en cada buena acción para que se propague la cosa cada vez entre más personas.

Imagen de El Observatodo

Anuncios

6 comentarios sobre “La presión

  1. Totalmente de acuerdo, es un trabajo de hormiguita que parece dificil de llevar a cabo, pero podria traer resultados muy positivos para una sociedad como la que ahora tenemos.

  2. Saludos! Según tu definición soy un VPI en potencia, pero para serte franco, hace tiempo decidí no prestarle atención a esto y no amargarme la vida.

    Todo lo que escribes es completamente cierto, pero indudablemente hay una desgaste mental en analizar el comportamiento del colectivo venezolano.

    Ojalá muchos pensaran como tú, estaríamos más cerca de ser un país con una mentalidad del primer mundo, pero es un trabajo bastante arduo y sin gratificaciones.

    Mucho éxito!

  3. de pana que eres un armagado -sin ofender-, de verdad que te mereces un aplauso, no es nada facil analizar estas tipo de cosas sin tener un desgaste mental.

    imaginate que lei 2 post y mi sistema inmunologico -xD- empezo a rechazarlos, con el tiempo se aprende que no es facil vivir con -como tu los llamas- VPI en cada rincon del pais, a causa de esto -inconscientemente- uno termina produciendo resultados para uno y no para el colectivo, causando mas VPI, incluyendome lamentablemente.

    Saludos y suerte!

  4. Adrianífero: Efectivamente es un trabajo de hormiguita muchas veces desesperanzador. Ojalá algún día podamos asistir en verdad a un cambio de cultura.

    Darío:Muchas gracias por los deseos de éxito, claro que lo más simple sería no prestarle atención al fenómeno, pero cuando en el día a día en la calle recibes insultos, empujones, te arrolla una moto, casi te pisa una camioneta Meru y la buseta te deja sordo de un cornetazo pues la cosa como que no te deja que la ignores jejejeje. Se te planta en frente.

    Jasa: Gracias también!!!, es totalmente cierto lo que dices y de lamentar pues uno termina metiéndose en su propia burbuja en donde más o menos pueda tener la cosa controlada.

    Muchas gracias por sus comentarios y visitas. Seguimos intercambiando!

  5. Hola. Bueno, yo leo mucho tu blog, me gusta mucho porque de cierta manera eres como yo, que te quejas de muchísimas cosas que te parecen injustas.
    Quiero que sepas que me sentí identificada con este post, porque yo manejo y muchas veces siento esa presión que dices cuando quiero pararme en mi semáforo rojo y me empiezan a tocar corneta o a prender las luces (así sean las 7 de la mañana). Entonces me empieza la angustia y decido hacer caso a esta presión. ¿Por qué? Mira, quizás porque prefiero evitar que me insulten o me digan cuatro cosas por “pendeja” (porque claro, ellos piensan “Si no está pasando nadie y no vienen carros, ¿para qué voy a respetarlo”?
    Es muy chimbo, demasiado chimbo, pero un gran porcentaje de la población venezolana piensa de esa manera.
    Yo no me considero VPI, pero debo admitir que en estos casos en que me presionan, me veo “obligada” a serlo.
    Saludos.
    K.

  6. Blahkout:

    Lo que dices es sumamente comprensible y lógico y en eso consiste justamente el éxito de la “presión” en todos nosotros tarde o temprano, aquí o allá. No es tarea fácil pero lo ideal sería resistir a esa presión absurda y más que ofrecer resistencia lograr de alguna manera que esa presión en realidad no se produzca pues culturalmente estemos siempre dispuestos mayormente a cumplir las normas y leyes que a violarlas o saltarlas a la menor oportunidad. Tarea nada fácil de cambio de cultura y de actitud.

    Saludos y gracias por tu visita y comentarios siempre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s