nasmaos

Este diciembre viajé hasta playa Pantaleta para tomar un poco el sol antes de cerrar el año y por supuesto fue inevitable el encuentro con las conductas estúpidas decembrinas de varios VPI. 

Lo primero, ante la cola fuerte de carros para entrar a Naiguatá los VPI desesperados por su apuro irremediable e inexplicable se metían por el canal contrario o incluso por la izquierda bien apretados con el hombrillo para adelantar 100 o 200 metros y para más adelante trancar aún más la cola debido a sus intentos abusivos de meterse delante de quienes iban haciendo su cola legalmente. Llegaban al colmo de hacerle cambio de luces a los carros que venían de frente para que se apartaran, es decir, primero ellos los arrechos y luego el resto del mundo. 

Más adelante ya con la vía libre delante nuestro una camioneta con personas que se veía claramente son de la zona botaron basura a un lado de la carretera, un envase de plástico de un helado. Así, impune e indolentemente, ensuciando sus propios espacios, llenándolo de porquería para afearlo aún sabiendo que el atractivo de la zona es principalmente turístico y por lo tanto, para sus negocios, para su gente, les conviene que esté limpio. Pero…es como mucho pedir para la cultura del VPI que está tan profundamente arraigada en la psiquis venezolana en general. 

Luego en la playa había bastante gente y por supuesto hubo que soportar una guerra de minitecas protagonizada por un par de camionetotas con cornetas estruendosas que ponían su música, principalmente reggaeton, a todo el volumen que daba el equipo. Lo peor fue que hubo canciones que se repitieron hasta 10 veces. Por supuesto que nada que ver para el VPI si ese estruendo molestaba o no a todas las demás personas que estábamos en la misma playa. 

Es necesaria una reconversión profunda no de la moneda, sino del alma de quienes habitamos este país, hay en ella muchos vicios culturales que son complicados de remover, sin embargo, el esfuerzo no debe dejar de hacerse, la esperanza de tener nuevos hombres y nuevas mujeres en esta tierra para que la amen más y para que se amen más entre ellos e incluso a ellos mismos pasa por un largo proceso de educación, de sensibilización, de concientización y hasta de control cuyo final debe ser el mejor de los premios: la erradicación del VPI para que no sigamos sintiéndonos enemigos unos de otros. 

¡Que así comience a ser en este Feliz Año 2008 para todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s