Jardinero

Este lunes 3 de diciembre me asomé a la calle, pensaba, por el resultado del día anterior que me encontraría una ciudad distinta, cambiada, de cumplimiento de normas y leyes, de respeto por los demás, de limpieza y de armonía…pero ¡que va! Me llevé la misma decepción que el lunes 4 de diciembre del año pasado. Nada cambió entonces y nada ha cambiado ahora.

En el cruce de La California hacia la Avenida Rio de Janeiro una enorme camioneta de esas nuevecitas y con vidrios ahumados casi nos chocó queriendo cruzar a lo bravo aunque el semáforo estaba malo. Tenía un gran NO pintado en el vidrio de atrás…pero igual salió a atropellar, a ser el más arrecho y a olvidarse de los demás.

Un poco más allá un motorizado con franela roja y blanca por el SI le lanzó la moto a un carro que intentaba cambiarse de canal aunque tenía la luz de cruce desde hacía por lo menos 30 metros más atrás. Lo hizo dar un frenazo y además lo insultó groseramente cuando le pasó al lado.

Y así, poco a poco entre ayer y hoy me conseguí lo mismo de siempre en la calle, en las oficinas, entre los vecinos, entre los blogueros y entre los amigos del Chat, los mismos VPI que siguen allí con sus bombas personales que los hace ser enemigos de los demás y hasta de si mismos, queriendo ser más arrechos que los demás.

Cuando vi a un vecino hoy arrojando una botella de plástico en la acera frente a su propio edificio entendí de nuevo que las soluciones para nosotros están tan lejos como lejos esté el reconocimiento de que cada uno de nosotros es quien tiene la responsabilidad en sus manos de ser mejores ciudadanos y hacer de esta ciudad y de este país algo mejor.

Esas expectativas aún no se cubren.

Imagen de Douglas Wright

Anuncios

5 comentarios sobre “Expectativas no cubiertas aún

  1. Marta Elena: Totalmente jejeje!!!, por uno mismo es que se comienza…pero hay mucha gente que ni siquiera conoce donde queda eso de “Uno Mismo”

    Mich: No entiendo que es eso de “chabestiadas”. Si algo expongo claramente en esta bitácora es que el problema que aqueja nuestra sociedad va más allá de tendencias políticas e inclinaciones de moda. Es una cosa cultural que tiene demasiados años.

    Un abrazo para las dos y gracias por sus comentarios

  2. Más allá de bandos políticos o de consignas el cambio debe hacerse desde adentro, nuestra propia ideosincracia, dejando atrás la mente tercer mundista, para dar paso a una mentalidad en donde todos contribuyamos para hacer de este un lugar mejor…

    Pero lamentablemente… Las Utopías no existen…

    “Saludos Monocromáticos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s