Mafalda leyendo

Esta semana quiero recomendar un artículo publicado por Kareta en su blog ¡Explikme! y del cual tomo textualmente las siguientes palabras:

“¿Qué podemos hacer para cambiar ésto?, además de exigir un TSJ que administre justicia autónomo e imparcial, podemos erradicar pequeñas cosas desde nuestras casas que es nuestro contexto directo y donde se da nuestro hacer diario. Por ejemplo: comerse un semáforo, el creernos más vivos que los demás, el hacer trampa en un exámen, el quitarle prestado a la caja chica (así lo repongamos antes que se den cuenta), el tirar a la calle la basura mientras nuestros hijos nos ven, el robarnos el adorno del arbolito del edificio porque nos gustó (así nadie se de cuenta), al estar en la calle y en vez de usar el paso peatonal cruzamos en plena avenida y cuando la luz está en verde para los carros o cuando no damos paso cuando somos nosotros los que manejamos… lamentablemente comprobamos que todo venezolano lleva un corrupto y un patán por dentro y esa es la imagen que le damos y que imitan nuestros hijos y la que tenemos que cambiar siendo el modelo para ellos.

Entonces con qué moral le reclamamos a un gobierno si nosotros ni siquiera hacemos lo mínimo que debe poner en práctica un ciudadano, (porque ser ciudadano no es solo ir a votar). Estoy empezando a creer que el gobierno es el reflejo de la falta de ciudadanía que proyectamos todos nosotros con nuestra actitud, y así, puedo definirnos simplemente como una población, un poco de gente dentro de unos límites… ya que no hemos querido ganarnos el ser considerados “ciudadanos”

100 % de acuerdo!

Anuncios

3 comentarios sobre “Mejor lo dijo Kareta:

  1. Estoy de acuerdo en el diagnóstico, pero la solución me parece ingenua. El problema no es las actitudes individuales, como que “poco a poco vamos abriendo la cadena”, es un problema estructural. Creer que la corrupción es un problema individual me parece un error, la corrupción, la falta de socialización y todo lo demás son problemas de las instituciones, no de la gente que encarna esas instituciones. Es como creer que el problema carcelario de Venezuela se resuelve haciendo explotar el retén de Catia, o el chiste del gallego que para evitar que su esposa le monte cachos en la sala, vende el sofá.

  2. Kareta, muchos saludos y más bien gracias a ti.

    Vicente, nuevamente gracias por tu visita y comentario. No se trata de explotar el retén o vender el sofá. Es más profundo y factible todavía pues se trata del cambio individual para llevarlo a lo grupal.

    ¿Que son las instituciones?…la gente que las forman, que las hacen vivir, que las rigen. Siempre se trata de gente, de personas, de una combinación de individualidades que hacen funcionar un sistema.

    Si cada individualidad identifica sus necesidades de mejora o de corrección cómo individuo, cómo persona, esto se refleja en su aporte al grupo, al equipo, a la institución. Pero mientras se reniegue la propia responsabilidad y se le procure achacar a un tercero o a un objeto medio ambiguo fuera de cada uno entonces la solución se vuelve mucho más esquiva.

    Es un paso a paso, no es una solución mágica, pero a ella le apuesto. Cambiarnos a nosotros desde la simpleza de respetar una luz roja o no botar un sólo papel o ni siquiera una colilla de cigarrillo en la calle para llegar a la complejidad de respetar la ética y las normas de los procesos más complejos de decisiones y manejo de dinero. Cómo ocurre en las instituciones.

    Seguiremos intercambiando!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s