Dos artículos en Mordisco Digital

"Mordisco Digital"

Hoy les comparto dos artículos que suscribo completamente, los cuales fueron enlazados por  Albio Vivas, autor del blog Mordisco Digital, en mi artículo anterior. Mil gracias:

- ¿Quien fuese motorizado?

- El vivo pa’ trás

¿Motorizados satanizados? – 2da. Parte

Siguiendo con el tema de los motorizados o motociclistas de Caracas, a dos meses de aprobarse la “Ley de Transporte Terrestre Sobre el Uso y Circulación de Motocicletas en Nacional y el Transporte Público de Personas en la modalidad individual Mototaxis”, es notorio el hecho que de dicha ley es letra muerta pues seguimos viendo a los motorizados circulando a toda velocidad entre canales, sin cascos y sin ningún tipo de identificación, llevando a una y hasta dos personas de pasajeros, montándose en aceras, y comiéndose flechas y semáforos.

El aspecto más preocupante de esta conducta aberrante por parte de una mayoría de los motociclistas es su exacerbada agresividad en contra de cualquier persona que les reclame sus infracciones o, peor aún, en contra de cualquiera que los obligue a pisar el freno.

En el período de lluvias sucede un fenómeno adicional que permite volver a asegurarle a Chávez que los únicos responsables de satanizar a los motociclistas no son otros que ellos mismos.

Un amigo motorizado me explicó que, por ley, ellos deben llevar siempre en sus motos un “kit de lluvia”, es decir, prendas impermeables que les permitan seguir circulando hasta su destino. Por supuesto que, tal como ocurre con casi todas las leyes, esta tampoco la obedecen y entonces cuando caen los aguaceros en la ciudad se ven obligados a refugiarse debajo de techos o puentes.

El problema viene cuando los motorizados se protegen de la lluvia parándose debajo de los puentes de la autopista en donde, en primer lugar, ellos ni siquiera deberían estar. Como son tantos motorizados con sus motos circulando por esa vía, terminan amontonándose como sea hasta que obstaculizan los canales generando muchísimo más retraso en la circulación de los carros del que comúnmente ocurre cuando las vías están mojadas.

Se han visto casos en los cuales el agrupamiento de motorizados es tan grande que sólo queda un canal libre para que pasen los carros.

Lo peor no es eso, que ya de por sí es un gran abuso, sino,  tal como menciono arriba, la agresividad, pues resulta que muchas veces entre esos grupos de motorizados detenidos por la lluvia hay algunos se dedican a lanzarle piedras a los vidrios de los carros que pasen a más de cierta velocidad por el único canal que dejan libre, con la excusa de que los carros “los mojan”, es decir, su razonamiento VPI es: “a quien me moje le parto el vidrio y si es posible la cabeza”. No miden, en su rabia patológica, que mojar a alguien no es lo mismo que reventarle la cara o un vidrio de un peñonazo. Ni siquiera consideran las consecuencias de su conducta si ocurre que en el carro va una persona mayor o un niño y recibe el impacto de la piedra lanzada con resentimiento a cambio de una salpicada.

Es preocupante que Caracas sea un pueblo sin ley y lo que ocurre con los motociclistas en nuestra ciudad no hace más que reforzar esa tesis.

______________________________________

Artículo anterior:

¿Motorizados satanizados?

Foto de Globovision

¿Motorizados satanizados?

Recientemente el presidente Hugo Chávez declaró que los motorizados en Venezuela “han sido satanizados, perseguidos y maltratados”. Esto lo dijo cuando anunció la aprobación de una nueva ley que busca regular a los motociclistas y a los mototaxistas quienes hasta ahora no han podido ser regulados ni controlados por ninguna de las leyes ni autoridades ya existentes.

El punto es que Chávez y el resto del gobierno relacionado con este tema se equivocan y mucho al indicar esto y al aprobar dicha ley con la excusa de “garantizarle sus derechos” pues son los mismos motorizados quienes se encargan de “satanizarse” ellos mismos por las constantes violaciones de la ley de tránsito y de los derechos de los demás en las cuales incurren a diario muchos, demasiados, de esos mismos motorizados.

No hay rayado peatonal, flecha, luz roja o acera que sea no sea irrespetada por prácticamente la mayoría de los motociclistas en Caracas (quienes por supuesto son los VPI de ese gremio). Basta pararse en cualquier cruce de cualquier zona de la ciudad por una media hora para poder contabilizar el pequeñísimo número de ellos que son respetuosos y conscientes en su circulación. Hágalo y verá.

Chocar o rozar o casi tocar un motorizado con el carro significa para cualquier caraqueño que le va a tocar recibir un insulto, que le van a tumbar el espejo lateral o abollarle la puerta de una patada o que se va a ver rodeado en cuestión de segundos de un grupo sumamente belicoso de motorizados buscando cualquier excusa para el linchamiento. Pregúntele a cualquiera en la calle.

¡Mototaxis!

La existencia de los mototaxis es una aberración en el tránsito de Caracas pues este servicio no ha cumplido (y difícilmente cumplirá) cuatro elementos fundamentales de seguridad y prevención los cuales sí son previstos y regulados en las legislaciones de otros países: 1) el servicio de mototaxi debe ser por distancias cortas, 2) la motocicleta debe ser o estar acondicionada para llevar más de una persona, 3) los mototaxis NO DEBEN CIRCULAR POR VÍAS EXPRESAS (autopistas, carreteras interurbanas), 4) el motociclista DEBE ESTAR ENTRENADO en técnicas de manejo y control de motocicletas con un pasajero (pensar en 2 pasajeros debería sonar descabellado pero resulta que es algo normal en nuestra ciudad VPI). Lamentablemente en Caracas es común ver a un mototaxista llevando a una señora sin casco desde Petare hasta Montalbán en una “tarita” (así se le dice aquí a una motocicleta pequeña y endeble) y zigzagueando entre canales repletos de carros y camiones a más de 80 Km/h.

Si estos 4 puntos están fuera de esa nueva ley, o peor aún, en el mismo momento en que sea imposible hacer cumplir esto a los mototaxistas, pues ni su seguridad ni la de sus pasajeros será garantizada por nadie, ni por el Estado ni por los motociclistas, por mucha ley que aprueben.

Motorizados fuera de la autopista por favor

Casi diariamente queda lesionado gravemente o muerto un motorizado en alguna autopista de Caracas, esto se debe a que se les ha permitido desde hace varios años a los motociclistas utilizar libremente estas vías por donde circulan carros, camiones y gandolas a grandes velocidades. Antiguamente eso no era permitido POR RAZONES DE SEGURIDAD.

Ya la Ley de Tránsito Terrestre más reciente aprobada en Venezuela comete el absurdo de admitir el uso de las autopistas por parte de los motorizados y además les confiere “la gracia” de utilizar por derecho el canal de servicio (hombrillo), que es un canal para emergencias,  hasta tanto no se establezca un canal “de uso exclusivo” para ellos (ver artículo 170 de la ley)

Permitirles eso NO LES GARANTIZA SU DERECHO A LA VIDA, por el contrario, los coloca, con respaldo legal y oficial, en una actividad que atenta constantemente contra su salud y la de sus pasajeros, por no mencionar la amenaza que representa eso para los demás conductores de otro tipo de vehículos.

Inseguridad sobre dos ruedas

Finalmente cabe mencionar el tema de la inseguridad. Es bien sabido que muchos ladrones utilizan motos para cometer sus atracos y luego huir, en primer lugar por la versatilidad y velocidad de dicho vehículo y en segundo lugar por la facilidad de encontrar vías rápidas de huída.

Una ley que garantice el uso de vías expresas por parte de todos los motorizados (lo cual también incluirá lamentablemente a los que cometen atracos) es una ley que garantiza la inseguridad.

Por todas estas razones los motorizados NO DEBEN utilizar las autopistas y su actividad como mototaxistas debe ser ESTRICTAMENTE regulada y controlada.

Son temas de salud pública y de seguridad.

_____________________________________________________________

Otros artículos en El Amargado sobre el tema:

Sistema VPI

Siguen los motorizados

¡No a los motorizados en la autopista!

Proyecto Motorizado

En el artículo Tránsito Terrestre bajo nueva ley dejó un comentario el amigo Gustavo quien entre otras cosas escribió que: “Yo pienso que en mi país los problemas no se arreglan con leyes si no con sentido común

Es válida la observación hasta cierto punto pero como dice una amiga mía, le compro la mitad del boleto. El sentido común NO ES SUFICIENTE para arreglar los problemas de un país pues este valor es sumamente escaso entre las personas con quienes compartimos estas calles y estos espacios. Por otra parte el “Sentido Común” tiene en su contra que corresponde a una percepción “subjetiva” de lo bueno y de lo malo y si para un motorizado que se come una flecha y de paso no usa casco esa acción es “buena” porque resulta que ahorra tiempo y además no se acalora demasiado…entonces difícilmente dejará de hacerlo a menos que sienta el temor a una sanción por ley así como la convicción cultural de que lanzarse a contra flecha sin usar casco puede ser MORTAL y que por eso es que existen las leyes de tránsito, las señales de tránsito, las leyes, las ordenanzas y las normas las cuales DEBEN obedecerse incondicionalmente.

La ley de por sí no es suficiente tampoco, hace falta quien vele por su cumplimiento, tanto la autoridad competente como el ciudadano culturalmente maduro que sepa respetar las leyes sin necesidad de que le pongan una multa o le toquen un pitazo para hacerlo, es decir que no haya que obligarlo a que la cumpla sino que esto surja de su propia iniciativa convencida. A todo esto debe sumarse un refuerzo constante que haga retroceder los anti valores de “ser más vivo” o el tener que demostrar “ser el más arrecho” a costa de los demás o de considerarse acomplejadamente un “pendejo” si se decide caminar un poco más hasta llegar al rayado peatonal por donde correctamente es que debe cruzarse.

De cualquier manera Gustavo tiene una iniciativa particular que puede ser sumamente interesante y positiva; un proyecto motorizado en búsqueda de soluciones cuyo colectivo ya cuenta con varios participantes (unas 300 personas), tal como indica en su comentario, porque “no todos los motorizados son infractores”. Cualquier persona que desee averiguar más sobre su planteamiento y propuestas se puede poner en contacto a través del correo electrónico: lazarogustavo@hotmail.com

Tránsito Terrestre bajo nueva ley – Parte II

Sucede que los motorizados (nombre que se le da a los conductores de motocicletas en Venezuela) protestaron la Nueva Ley de Tránsito Terrestre realizando una nutrida caravana que fue hasta la sede de la Asamblea Nacional para frenar la publicación en gaceta de esta nueva ley sin antes haber “revisado” algunos aspectos.

 

Resulta que los motorizados, esos de los cuales una buena parte, por no decir todos, día a día incurren en millares de infracciones de tránsito, realizan cientos de maniobras contrarias al sentido común siendo protagonistas muy lamentablemente de la mayoría de los accidentes de tránsito que suceden en Caracas (muchos de ellos mortales), insultan, golpean y amenazan a fiscales de tránsito, a peatones y a los conductores de los carros (tanto a abusivos como a inocentes)…¡están organizados!

 

Existe algo que se llama: Organización de Integración Motorizada Nacional, mensajeros y particulares, que fue la encargada de convocar y planificar la caravana de protesta que realizaron la semana pasada. Si hay organización, debería haber responsabilidad ¿verdad?

 

Deben entender que la ley no está hecha para perjudicarlos sino para intentar poner orden en la ciudad, traer armonía al flujo vehicular y peatonal del día a día y por lo que más quieran SALVARLOS de su propia imprudencia y anarquía a la hora de manejar sus vehículos de dos ruedas.

 

Protestaron todo pero principalmente el que no los dejen circular entre canales cuando hay colas. Supuestamente en eso cedió la Asamblea Nacional o el Instituto de Tránsito pero la pregunta es: ¿Cuál es el criterio para considerar que en una vía hay o no hay cola? Apenas un motorizado vea dos carros medio parados uno detrás de otro en el mismo canal podrá decir “aquí hay una cola ya” y circulará entre canales tanto como quiera así todos los demás carros vayan marchando a ritmo regular. Esperemos que los límites se establezcan claramente en las discusiones que vendrán con participación de los mismos motorizados.

 

El representante de la Organización de Integración Motorizada (Gustavo Gómez) le dijo al presidente del Instituto Nacional de Tránsito (Franklin Pérez Colina) que “estamos (los motorizados) dispuestos a respetar las leyes de tránsito, tenemos que hacerlo porque somos parte de un colectivo. Pero eso (la nueva ley) que decidieron sin incluirnos en la discusión, es poco probable que lo acatemos. Y entonces nos van a seguir viendo como anarquistas”

 

Una verdadera perla de la cultura VPI cuyas raíces siguen siendo demasiado profundas entre nuestra gente: se cumple la ley pero con condiciones…si no entonces no se cumplen y que el colectivo, el respeto y la armonía se vayan para el carrizo!

 

No es que se vea a los motorizados como anarquistas, es que SE COMPORTAN como anarquistas y SE EXPRESAN como anarquistas, sobre todo si los guía la idea de “No vamos a cumplir esa ley porque no nos gusta”. ¿Quiénes son los que no cumplen las leyes si no les gustan?

 

Difícil lucha la que le toca a las autoridades, sobre todo a aquellas que en verdad tienen fuertes convicciones en su lucha por mejorar el tránsito caraqueño. No como el funcionario de la Asamblea Nacional (Luis Gamardo) quien dijo que con la nueva ley “no se les impedirá andar por la autopista”, es decir, para él está muy bien que cientos de motorizados cada mes pierdan la vida circulando por las arterias viales de mayor velocidad en la ciudad.

 

Siempre se quiere contraponer el derecho al trabajo de los motorizados al derecho DEL RESTO de los usuarios de las calles, avenidas y autopistas a no tener la constante amenaza de un motorizado con conducta anarquista y suicida. La ley es la que debe establecer donde terminan los derechos de unos y comienzan los de los otros y debería considerarse este tópico ya un tema de salud pública por los niveles de violencia y desorden que está alcanzando.

Pero queda también en mano de los ciudadanos conscientes cambiar sus patrones culturales demasiado influidos por el espíritu de ser “más arrechos que los demás” y “olvidarse de que los demás existen” pasando por encima incluso de la ley, del orden, del bienestar y hasta de la propia salud.

Tránsito Terrestre bajo nueva ley

Muy bien, ya fue aprobada la Nueva Ley de Transporte Terrestre en Venezuela y sólo falta que se publique en Gaceta Oficial.

En esta nueva ley se incluyen los motorizados (conductores de motocicletas) cuyas actuaciones e infracciones, aunque cueste creerlo, NO APARECÍAN en la ley anterior.

Los motorizados no podrán cambiar a cada rato de canal o ir al lado de un carro en el mismo canal o  circular entre canales o pasar por cualquier lado de la vía o estacionarse/circular por espacios peatonales o comerse la flecha y deberán utilizar cascos, tener las motos en buenas condiciones, etcétera.

También se detallan más infracciones para cualquier tipo de vehículo, por ejemplo manejar hablando por el celular (sin manos libres), no usar el cinturón y no cuidar de que cualquier ocupante del carro lo use, llevar niños en el asiento delantero, etcétera.

Me parece excelente que ahora se incluyan estas cosas en la ley el detalle consiste en COMO hacer se cumplan, pues por un lado la indefensión de los fiscales ante los conductores es manifiesta y por el otro nuestros VPI tienen en su mente atornillada la idea de que las leyes están hechas “para romperse” y ni por asomo se les ocurre que las leyes se hacen para velar por la seguridad personal de conductores y peatones.

Para esos VPI esta nueva ley es un poco motivo de burla ya que han sentido hasta ahora que “nadie les hace nada”. Ojalá realmente entren en cintura y la sepan cumplir y hacer cumplir pues eso seguro reducirá el número de accidentes, las colas y sobre el todo el número de MUERTOS y LESIONADOS en nuestras carreteras. Esa será la mejor manera de hacerle tragar su burla a los soberbios VPI.

Le faltó algo a esa ley: PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE MOTOS EN LAS AUTOPISTAS. Pues no hay fiscal ni policía que pueda regular la correcta actuación de los motorizados en esas vías rápidas. Esperemos que en el reglamento de la ley se incluya esa prohibición.

Por lo pronto tenemos esperanzas de que algo regule a tantos VPI tras el volante que nos rodean día a día.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.